GlobalYear2020_webbox_finalImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoGlobalYear2020_webbox_final

El 17 de octubre se celebra el Día Mundial del Dolor, promovido por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde el año 2004.

El tema de este año se centra en la difusión de estrategias de prevención del dolor a investigadores, médicos y pacientes.

Existe un alto porcentaje de los casos de personas que sufren dolor, que está mal evaluado e incluso las personas o pacientes están sin tratamiento, o un tratamiento inadecuado, debido a sus características o dificultades psicológicas, físicas, de comunicación, circunstancias sociales, o la falta de acceso a la atención sanitaria.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor define el dolor como una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a un daño en algún tejido, actual o potencial. La misma organización, con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMSEste enlace se abrirá en una ventana nueva) y la Federación Europea de Secciones de la IASP, (EFICEste enlace se abrirá en una ventana nueva), consideran el dolor crónico como la mayor amenaza para la calidad de vida a nivel mundial, amenaza que va en aumento de forma paralela al aumento de la esperanza de vida.

El dolor es una sensación desagradable, con un componente emocional desencadenado por el sistema nervioso. Es, por tanto, subjetivo y complejo, proyectándose tanto en la vida familiar, como en la laboral, social y económica de las personas afectadas. El dolor puede ser agudo o crónico, y es éste último el que representa un problema de salud pública con una significativa repercusión social y económica en la actualidad.

La prevalencia del dolor crónico es muy elevada. Es percibido como una pérdida de la calidad de vida, especialmente por las mujeres, que duplican el porcentaje con respecto a los hombres. Es una de las causas que genera más consultas en atención primaria. La prevalencia en Europa se sitúa en el 19%, cerca de 75 millones de personas, y en España la cifra alcanza los 9 millones.

Las patologías relacionadas con el aparato locomotor (lumbalgias, cervicalgias,..) se encuentran entre los procesos más frecuentes que generan incapacidad temporal como consecuencia del dolor que generan estos procesos. No obstante, se observa una tendencia a la baja de los indicadores de incapacidad, debido en parte al tratamiento temprano y adecuado, que facilita la recuperación funcional y que disminuya la sensación de dolor.

El tratamiento del dolor puede considerarse desde dos aspectos, el farmacológico y el físico, complementados en ocasiones con terapia psicológica o conductual. En el tratamiento farmacológico es importante hacer un uso responsable de los analgésicos y otros medicamentos utilizados y siempre con el conocimiento y seguimiento por parte del profesional médico y farmacéutico. En el tratamiento físico, suelen ser muy útiles determinadas técnicas de fisioterapia, masajes, los ejercicios de relajación, etc.

Para saber más:

Aula de Pacientes. Portal de Salud de Castilla y León. Dolor músculo esquelético.

https://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/enfermedades/dolor-musculoesqueletico


Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP). (Página en inglés)

https://www.iasp-pain.org/GlobalYear?navItemNumber=580Este enlace se abrirá en una ventana nueva

MedlinePlus:

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/pain.htmlEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Sociedad Española del Dolor (SED)

http://portal.sedolor.es/Este enlace se abrirá en una ventana nueva