logoazulImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextologoazulIMAGEN CAMPAÑA 2020Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoIMAGEN CAMPAÑA 2020movil-dia-mundial-autismo-2020Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextomovil-dia-mundial-autismo-2020


"Puedo APRENDER. Puedo TRABAJAR"

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró por unanimidad el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo para poner de relieve la necesidad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los niños, niñas y adultos que sufren este trastorno.

«En este Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, ayudemos todos a cambiar las actitudes hacia las personas con autismo y a reconocer sus derechos como ciudadanos, que, igual que todos los demás, tienen derecho a reivindicar esos derechos y a tomar decisiones sobre su vida de acuerdo con sus propios deseos y preferencias». — António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

Bajo el lema "Puedo aprender. Puedo trabajar" este año se quiere centrar la atención en torno a dos ejes fundamentales para la mejora de la calidad de vida de las personas con TEA: el acceso a una educación y a un empleo de calidad que se adecue a las capacidades, prioridades y necesidades específicas de cada persona con TEA.

Permitir a las personas con TEA vivir satisfactoriamente y de la manera más autónoma e independiente posible requiere un cambio de mentalidad en la sociedad para apoyar sus capacidades, prioridades y necesidades; crear y mantener los servicios de apoyo necesarios; y promover la accesibilidad del colectivo en todos los sectores.

Acceder a una educación que se adecue a las capacidades, prioridades y necesidades específicas de cada persona con TEA, que incluya los apoyos adaptados requeridos, tiene un impacto muy importante en el desarrollo de su potencial, lo que repercute también en sus familias, que a menudo son sus cuidadores principales.


Por lo que respecta al acceso al empleo, las tasas de desempleo en el autismo son más altas que entre las personas con discapacidad. Se estima que más del 90% de las personas con autismo están desempleadas, debido en gran medida a la falta de servicios de apoyo para adultos, así como a una falta generalizada de comprensión sobre las capacidades de las personas con TEA y su potencial laboral.

Situación del alumnado con TEA

Apenas existen datos sobre personas con TEA en la etapa educativa. Sin embargo, en base a la información obtenida del registro sociodemográfico que Autismo España comenzó en el año 2015, se puede afirmar que ha habido un considerable incremento del alumnado escolarizado con TEA identificado en los últimos cinco años: de más del 118% entre los cursos 2011-12 y 2017-2018.

Del citado estudio se extraen también las siguientes conclusiones:

  • El alumnado con TEA tiene un riesgo mayor a ser víctima de acoso escolar, con el consiguiente impacto a largo plazo que esta situación conlleva.
  • Se han detectado índices altos de abandono escolar al finalizar la Educación Secundaria, en comparación con los índices de continuidad del resto del alumnado escolarizado en educación no universitaria.
  • Hay una escasa presencia de alumnado con TEA en la educación post obligatoria y no se dispone de datos sobre el acceso a la Universidad de personas con TEA.
  • No está suficientemente desarrollado la orientación vocacional y las experiencias de prácticas.
  • No hay conexión entre las últimas etapas educativas con los servicios de empleo.

Las personas con TEA y el empleo

Según cifras de Autismo Europa, entre un 70 y un 90% de las personas adultas con autismo se encuentra en situación de desempleo, siendo uno de los colectivos de la discapacidad con menor acceso al mercado laboral.

Disponer de un puesto de trabajo es clave para la inclusión social de las personas con TEA y para que puedan afrontar la vida adulta con autonomía e independencia.

Campaña "Puedo aprender. Puedo trabajar"

Si quieres apoyar la campaña "Puedo aprender. Puedo trabajar" y mostrar así tu compromiso y solidaridad con las personas con TEA y sus familias, tan solo tienes que compartir en tus redes sociales una foto, un vídeo o un gif haciendo el gesto de la campaña, junto al hashtag #DiaMundialAutismo.

¿Cuál es el gesto?

Tan sencillo como sostener con la mano una herramienta o utensilio, vinculada al ámbito de la educación o del trabajo y relacionada con alguna de tus habilidades o capacidades. El objetivo de este gesto es mostrar que cada persona es diferente y tiene unas determinadas fortalezas, que la sociedad puede y debe fomentar para ser cada vez más inclusiva y respetuosa con la diversidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 160 niños tiene un Trastorno del Espectro Autista (TEA). Esta estimación representa una cifra media, pues la prevalencia observada varía considerablemente entre los distintos estudios. Según los estudios epidemiológicos realizados en los últimos 50 años, la prevalencia mundial de estos trastornos parece estar aumentando.

Los trastornos del espectro autista son un conjunto de dificultades y alteraciones que afectan al desarrollo neurológico de los niños y niñas en edades tempranas. Este término abarca un grupo de trastornos entre los que se incluyen el Síndrome de Asperger, el Autismo Clásico, el Trastorno Desintegrativo Infantil y el Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado.

Las líneas de investigación sobre el origen de estos trastornos están orientadas a la genética, a localizar las zonas del cerebro relacionadas y a la influencia que pudieran tener los factores medioambientales. Las investigaciones han demostrado que una terapia de la conducta y del lenguaje muy intenso y temprano puede ayudar a los niños y niñas con TEA.

Tanto el diagnóstico como los tratamientos requieren de un equipo multidisciplinar (sanitarios, profesionales de la educación y profesionales del ámbito social) y de las familias en su papel de puente de unión y comunicación. Los tratamientos son de gran ayuda: consisten en terapias de la conducta y la comunicación y en medicamentos dirigidos a controlar los síntomas, por tanto si se dispone de intervenciones y de los apoyos adecuados los niños pueden desarrollar sus habilidades en el ámbito social, de la comunicación y de la vida diaria.

Es fundamental detectarlo y diagnosticarlo precozmente para darle el tratamiento adaptado a las necesidades de cada niño o niña y los síntomas pueden mejorar en muchos aspectos. Hay métodos educativos que consiguen resultados muy satisfactorios para la mayor parte de los trastornos del espectro autista. Uno de cada cuatro niños afectados por TEA tiene inteligencia normal y ven mejorada su capacidad intelectual por la estimulación temprana. Son capaces de aprender como el resto de la población y para ello necesitan de profesionales especializados que conozcan las dificultades que enfrentan y las técnicas adecuadas a cada caso.

Para saber más:

Asociación de Padres de Personas con Autismo

http://www.apna.es/Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Autismo España

https://diamundialautismo.com/Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Confederación Autismo España

www.autismo.org.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Federación Autismo Castilla y León

http://www.autismocastillayleon.com/Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Federación Española de Autismo

http://www.fespau.es/Este enlace se abrirá en una ventana nueva


Organización Mundial de la Salud (OMS)

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/autism-spectrum-disordersEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Organización de Naciones Unidas (ONU)

https://onu.org.pe/dias-internacionales/dia-mundial-de-la-concienciacion-sobre-el-autismo//Este enlace se abrirá en una ventana nueva