La seguridad alimentaria y la protección de los intereses de los consumidores generan cada vez mayor interés en el público en general, y son objetivos primordiales de acción de las autoridades sanitarias.

Por este motivo nace el Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos - RASFF (acrónimo por sus siglas en inglés Rapid Alert System for Food and Feed), red creada por las autoridades competentes de los países de la UE para intercambiar rápidamente información acerca de cualquier alimento, pienso o material en contacto con alimentos que pudiera representar una amenaza para la salud humana, la sanidad animal o el medio ambiente.

En España es la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) quién efectúa la gestión de la red de alerta alimentaria a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información – SCIRI, con la que interactúa la Dirección General de Salud Pública como autoridad competente en Castilla y León.

SCIRI es un sistema diseñado en forma de red, que permite mantener una constante vigilancia frente a cualquier riesgo o incidencia relacionados con los alimentos y que puedan afectar a la salud de los consumidores. En SCIRI se intercambia información sobre incidentes de seguridad alimentaria divididos principalmente en dos categorías: Alertas, que son notificadas cuando se requiere una acción inmediata; y de Información para seguimiento, cuando se requiere una acción, pero el riesgo no requiere inmediatez.

Si bien no se dispone de ninguna dirección para consulta de particulares sobre la situación de las alertas alimentarias ya que estos datos tienen carácter confidencial, sí se traslada información puntual sobre determinados expedientes a través de la página de la AECOSAN, con posibilidad de acceso a la misma a través de los siguientes enlaces en el caso de alertas por presencia de alérgenos, otras alertas alimentarias y medicamentos ilegales.