El cáncer colorrectal es uno de los cánceres más frecuentes, tanto en hombres como mujeres, a partir de los 50 años.

La mayor parte de los cánceres colorrectales se originan a partir de pólipos existentes en la mucosa del colon. No existe una única causa, sino que intervienen diferentes factores de riesgo para su desarrollo: edad, presencia de diversas enfermedades intestinales, dieta pobre en fibra y rica en grasas saturadas, ingesta de alcohol y tabaco…

¿Puede prevenirse?

El consumo de alimentos ricos en fibras, frutas y verduras, la ingesta abundante de leche y derivados, evitar la obesidad, realizar ejercicio de manera regular y evitar el consumo de alcohol y tabaco son condiciones que se asocian a una disminución en el riesgo de cáncer colorrectal.

El cáncer colorrectal es uno de los pocos cánceres que se pueden diagnosticar precozmente, antes de que la persona note algún síntoma.

La medida más eficaz para la prevención de este tipo de cáncer es participar en pruebas de diagnóstico precoz. Su objetivo es encontrar pólipos que puedan ser extirpados antes de su transformación en cáncer y detectar el cáncer en sus fases iniciales, cuando el tratamiento es más efectivo. Se trata de una sencilla prueba que consiste en analizar la presencia de mínimas cantidades de sangre oculta en las heces, basándose en que los pólipos y cánceres suelen producir sangrado.



¿A quién va dirigido el Programa?

A todas aquellas personas sanas de 50 a 69 años residentes en Castilla y León.

Se envía una carta de invitación con las indicaciones necesarias para que acuda a su Centro de Salud para la realización del test.

Si el resultado de la prueba es negativo, es decir, no se encuentran indicios de sangre en las heces, se repetirá la prueba a los dos años.

Si el resultado es positivo, se ofrece la realización de otra prueba para un examen colorrectal más completo, llamada colonoscopia.

Síntomas del cáncer colorrectal

El resultado negativo del test no garantiza que nunca vaya a tener un cáncer colorrectal por lo que es muy importante conocer los síntomas habituales:

- sangrado por el ano
- cambio en la frecuencia o consistencia de las heces
- pérdida de peso sin motivo
- fatiga y cansancio constante