La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC), adscrita a la Organización Mundial de la Salud, ha publicado la cuarta edición del Código Europeo Contra el CáncerEste enlace se abrirá en una ventana nueva, con la participación de la Comisión Europea. El nuevo código propone doce puntos para adoptar estilos de vida más saludables y mejorar la prevención del cáncer y es el resultado del trabajo realizado por especialistas y científicos en función de la evidencia recogida hasta ahora.

"El código, basado en las últimas evidencias científicas, es una herramienta importante para la prevención del cáncer tanto para los individuos como para los gobiernos, los consejeros en salud y los legisladores, al sentar las bases para crear entornos y adoptar estilos de vida más saludables para prevenir el cáncer en Europa", según informa Salud Pública de la Comisión Europea.

El código hace hincapié en la importancia de responsabilizarse de la salud para prevenir el cáncer.

Doce medidas para frenar el cáncer en Europa

La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer, de la OMS, establece 12 formas de prevenir el cáncer en Europa.

No fume. No consuma ningún tipo de tabaco.


Convierta su domicilio en un lugar sin humos. Apoye las políticas antitabaco en su entorno laboral.


Mantenga un peso saludable.


Haga ejercicio a diario. Limite el tiempo que pasa sentado


Coma saludablemente: Consuma gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras. Limite los alimentos hipercalóricos (ricos en azúcar o grasa) y evite las bebidas azucaradas. Evite la carne procesada; limite el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal.

Limite el consumo de alcohol, aunque no beber alcohol es la mejor medida para la prevención del cáncer.


Evite la exposición excesiva al sol, especialmente en los niños. Utilice protección solar adecuada y no use cabinas de rayos UVA.


En el trabajo, protéjase de las sustancias cancerígenas cumpliendo las instrucciones de la normativa de protección de la salud y seguridad laboral.


Averigüe si está expuesto a radiación procedente de altos niveles naturales de radón en su domicilio y tome medidas para reducirlos.


La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer en la madre. Si puede, amamante a su bebé. La terapia hormonal sustitutiva (THS) aumenta el riesgo de determinados tipos de cáncer. Limite su uso.


Asegúrese de que sus hijos participan en programas de vacunación, tanto de hepatitis B para los recién nacidos como papilomavirus, virus del papiloma humano (VPH), en las niñas.


Participe en programas de cribado de cáncer: colorrectal (hombres y mujeres), de mama y de cuello de útero (mujeres).