El Real Decreto 30/2009Este enlace se abrirá en una ventana nueva, de 16 de enero, por el que se establecen las condiciones sanitarias para la comercialización de setas para uso alimentario, en su artículo 6 estipula que cualquier suministro directo por parte del productor o recolector, incluido el de pequeñas cantidades de setas, estará sujeto al cumplimiento de lo establecido en el Reglamento (CE) nº 852/2004 y en ese mismo real decreto, así como que las Comunidades Autónomas podrán autorizar el suministro directo de setas por parte del productor o recolector, a establecimientos locales de comercio al por menor que abastecen al consumidor final, incluyendo la restauración colectiva, los restaurantes y otros servicios alimentarios similares.

La Consejería de Sanidad mediante la ORDEN SAN/1175/2014Este enlace se abrirá en una ventana nueva, de 30 de diciembre, por la que se autoriza y regula la comercialización de determinados productos alimenticios directamente por el productor a establecimientos de venta al por menor autoriza el suministro de setas silvestres por parte del recolector a establecimientos de comercio al por menor con una serie de requisitos.

Por lo tanto, los establecimientos locales de comercio al por menor que abastecen al consumidor final, incluyendo la restauración colectiva, los restaurantes y otros servicios alimentarios similares podrán proveerse de setas silvestres a través de empresas inscritas en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos o, si son pequeñas cantidades de setas, directamente de recolectores.

Los operadores de los establecimientos, como responsables de la seguridad alimentaria de los productos que comercializan, deberán cumplir con las siguientes obligaciones:

  1. Sólo podrán proveerse directamente de los recolectores si son pequeñas cantidades de setas. Se ha establecido una limitación de 20 kg semanales por proveedor.

  2. Sólo podrán comercializar las setas incluidas en la parte A y C del anexo del Real Decreto 30/2009.

  3. Para asegurar la trazabilidad de los productos, que es un requisito obligatorio en toda actividad alimentaria y fundamental en esta, los operadores de los establecimientos deben registrar de cada partida lo siguiente: 
    - Cantidades y fechas de adquisición.  
    - Identificación del suministrador con el NIF. 
    - Identificación del género y especie con indicación del nombre de la persona responsable de la identificación de las setas.

  4. En el caso de los restaurantes que comercialicen las especies incluidas en la parte C del anexo del Real Decreto 30/2009 deberán documentar el procedimiento de conservación empleado o tratamiento realizado.

  5. En cumplimiento de la normativa sobre la información alimentaria facilitada al consumidor se deberá indicar que son setas silvestres y el género y especie, pudiendo indicarse también el nombre común.

  6. Los establecimientos de venta al por menor, no podrán, en ningún caso, suministrar dichos productos a otros establecimientos alimentarios.

No será preciso exigir por parte de los operadores de los establecimientos a los recolectores que estos estén inscritos en el registro de la producción primaria hasta que la autoridad competente de la producción primaria lo haya creado. Hasta ahora no se ha establecido ese registro.