La Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios,Este enlace se abrirá en una ventana nueva establece las normas básicas de funcionamiento del Sistema Español de Farmacovigilancia, concebido como una estructura descentralizada, coordinada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios e integrado por las diferentes Administraciones sanitarias y profesionales sanitarios, de una parte, y por la industria farmacéutica, de otra.

El Sistema Español de Farmacovigilancia de medicamentos de uso humano es una estructura descentralizada, coordinada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que integra las actividades que las Administraciones sanitarias realizan de manera permanente y continuada para recoger, elaborar y, en su caso, procesar la información útil para la supervisión de medicamentos y, en particular, la información sobre reacciones adversas a los medicamentos, así como para la realización de cuantos estudios se consideren necesarios para evaluar la seguridad de los medicamentos correspondiendo a los órganos competentes en materia de farmacovigilancia de las Comunidades Autónomas implantar, desarrollar y potenciar en su ámbito territorial el Programa de Notificación Espontánea.

El Real Decreto 577/2013, de 26 de julio, por el que se regula la farmacovigilancia de medicamentos de uso humano Este enlace se abrirá en una ventana nuevase establece las garantías de seguimiento de la relación beneficio-riesgo en los medicamentos y regula, por tanto, el Sistema Español de Farmacovigilancia y la Farmacovigilancia de los medicamentos de uso humano. este Real Decreto se determinan, en primer lugar, los agentes que participan el Sistema Español de Farmacovigilancia de medicamentos de uso humano, así como las obligaciones de cada uno de los agentes implicados en esta actividad, cuyo objetivo es proporcionar de forma continuada la mejor información posible sobre la seguridad de los medicamentos, para hacer posible la adopción de las medidas oportunas y asegurar, de este modo, que los medicamentos disponibles en el mercado presentan una relación beneficio-riesgo favorable para la población en las condiciones de uso autorizadas.


La participación de los órganos competentes en materia de farmacovigilancia de la Comunidad de Castilla y León, se lleva a cabo a través del Centro de Estudios sobre la Seguridad de los Medicamentos (CESME)Este enlace se abrirá en una ventana nueva de la Universidad de Valladolid. Este Centro recibe, analiza, codifica y registra las notificaciones de sospechas de reacciones adversas a los medicamentos mediante las tarjetas amarillas, actuando a estos efectos como Centro Regional de Farmacovigilancia en el ámbito territorial de Castilla y León.

Si usted sospecha de una reacción adversa a un medicamento, puede notificarlo mediante el siguiente formulario electrónico. Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de uso Humano (SEFV-H). Formulario electrónico para notificar sospechas de reacciones adversas a medicamentos https://www.notificaram.es/Este enlace se abrirá en una ventana nueva


Información de contacto:

  • Consejería de Sanidad.
    Dirección General de Salud Pública, Servicio de Control y Evaluación de Centros y Actividades Sanitarias
    Paseo de Zorrilla nº1 47071 Valladolid.
    Persona de contacto: Jefe Servicio de Control y Evaluación de Centros y Actividades Sanitarias.
    Teléfono 983 41 36 00 (Ext. 806 368)
    Fax. 983413838
    Correo Electrónico: cordelfr@jcyl.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva; amovegca@jcyl.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva

  • Centro Regional de Farmacovigilancia en Castilla y León:
    Centro Regional de Farmacovigilancia. Facultad de Medicina
    Avda. Ramón y Cajal, 7 - 47005 Valladolid
    Teléfono: 983-26-30-21 Fax: 983-42-30-22
    Correo electrónico: farmacovigilancia@ife.uva.esEste enlace se abrirá en una ventana nueva