Es preciso ofrecer cuidados de calidad adaptados a las diferentes fases del proceso, que ayuden a mejorar la calidad de vida del paciente y su familia, así como alivier el sufrimiento y prevenirlo. Esto quiere decir que para ofrecer una atención integral al paciente hay que abarcar a la persona como un todo.

La formación en cuidados paliativos es primordial para el desarrollo profesional pero sobre todo para garantizar la seguridad del paciente que se enfrenta al final de la vida, lo que conlleva un gran sufrimiento tanto para la persona enfermera como para su familia.

En los próximos años vamos a dar la bienvenida a todas las iniciativas y favorecer la difusión de los conocimientos más actuales a todos los profesionales de la red sanitaria en todos los niveles asistenciales, para lo cual se organizarán cursos, talleres, seminarios y se tendrán en cuenta las nuevas tecnologías, es decir que la formación puede ser presencial, sempresencial u on-line.