El proceso integrado de atención sociosanitaria a personas con discapacidad por trastorno mental grave,  pretende garantizar la atención sanitaria y social a aquellas personas que por falta de soporte sociofamiliar adecuado pueden estar en riesgo de desestabilización clínica o que no pueden mantener una vida normalizada.

Este proceso está compuesto por diferentes subprocesos y programas de atención, todos ellos relacionados entre sí, para asegurar la continuidad de cuidados  y la correcta utilización de los recursos,  posibilitando que sean  los sistemas asistenciales los que respondan a las necesidades individuales en cada etapa vital del enfermo, garantizando la continuidad en su entorno habitual o el traslado a un recurso adecuado a las nuevas necesidades, si fuera necesario.

La atención sociosanitaria a las Personas que padecen un Trastorno Mental Grave, tienen en cuenta los siguientes aspectos:

  • La atención psiquiátrica es responsabilidad del sistema público de salud de nuestra Comunidad, y garantiza la continuidad de cuidados psiquiátricos, independientemente del lugar de residencia de la persona.
  • La atención social es responsabilidad del sistema de servicios sociales que se organiza integrando los recursos de todas las administraciones con competencias en dicha área.