La atención temprana es un proceso de atención de responsabilidad pública, de carácter universal y gratuito que está conformado por un conjunto de intervenciones integradas,  dirigidas a menores de 0 a 6 años y a sus familias. Su objetivo es responder lo más pronto posible a las necesidades que presentan los niños y niñas como consecuencia de trastornos en su desarrollo o con riesgo de padecerlo.

El nuevo Protocolo de Atención Temprana realizado en Castilla y León, pone a disposición de los profesionales  de los sistemas de salud, servicios sociales y educación, un instrumento que les permite coordinar sus actuaciones y establecer una atención individualizada siguiendo la metodología de gestión por procesos.