La Instrucción de 26 de marzo de la Dirección General de Salud Pública sobre la priorización de la vacunación en Castilla y León ante la situación de emergencia por COVID-19 recomendó que, a pesar de las medidas de confinamiento y distanciamiento social establecidas, debían seguir administrándose las vacunas priorizadas (vacunación hasta los 15 meses de edad incluidos, vacunación frente a tosferina en embarazadas, vacunación en brotes y otras situaciones especiales).


Durante los meses de marzo y abril de 2020 se ha observado un descenso tanto en el número de dosis administradas de las vacunas consideradas prioritarias como en las coberturas vacunales que puede poner en riesgo la salud de las personas y aumentar la probabilidad de brotes epidémicos.

Es necesario recuperar las actividades de vacunación habituales y recordar, tanto a la población general como a los profesionales sanitarios, que la vacunación es un servicio de salud esencial del sistema sanitario, incluso durante la pandemia de COVID-19.


En la situación la actual de transición, durante los próximos meses y antes del inicio de la campaña de gripe, el objetivo es restablecer las actividades de vacunación, recuperar las vacunaciones perdidas y las altas coberturas del calendario vacunal de Castilla y León.

La Instrucción conjunta de 26 de mayo de Dirección General de Salud Pública y la Dirección General de Planificación y Asistencia Sanitaria sobre prioridades del Programa de Vacunaciones en Castilla y León durante las fases de transición de la pandemia de COVID-19, establece las medidas a seguir para la reactivación de la vacunación de forma progresiva, adaptándose a la capacidad asistencial de cada centro y a la situación epidemiológica frente a COVID-19 y garantizando las medidas de seguridad y control de la infección frente a coronavirus establecidas en Castilla y León.