La vigilancia, detección y comunicación de reacciones adversas a vacunas (RAV) es prioritaria para el Programa de Vacunaciones, especialmente en una campaña de vacunación y ante la introducción de una nueva vacuna en el calendario vacunal, ya que:

- Permite identificar RAV graves que de otro modo se habrían detectado al cabo de muchos años o no se habrían descubierto nunca.

- Ayuda a descubrir nuevas asociaciones entre el uso de vacunas y la aparición de RAV o a establecer en qué grupos de pacientes es más probable que estas reacciones sucedan.

La notificación de reacciones adversas a medicamentos puede ser realizada un profesional sanitario o un ciudadano.

Todas las sospechas de reacciones adversas a vacunas, pero sobre todo las reacciones desconocidas, raras o poco frecuentes y las graves, a través de la tarjeta amarilla o mediante la notificación online.

En las notificaciones de sospechas de reacciones adversas a vacunas se deberá indicar con claridad los siguientes datos:


  1. El nombre comercial de la vacuna, indicando el tipo de presentación (multidosis o jeringa precargada).
  2. El número del lote utilizado en la vacunación.
  3. La vía de administración
  4. La dosis de vacuna administrada (1ª, 2, etc.)
  5. Si ha recibido otra vacunación simultáneamente; se deben incluir los datos correspondientes (marca de la vacuna, lote y fechas de vacunación).

Si tienen cualquier duda o precisan más información también pueden dirigirse al teléfono del Centro Regional de Farmacovigilancia 983 26 30 21