El tutor es el profesional especialista en servicio activo que, estando acreditado como tal, tiene la misión de planificar y colaborar activamente en el aprendizaje de los conocimientos, habilidades y actitudes del residente a fin de garantizar el cumplimento del programa formativo de la especialidad de que se trate.


El Decreto 75/2009, de 15 de octubre, por el que se regula la ordenación del sistema de formación sanitaria especializada en el ámbito de la Comunidad de Castilla y León, configura las diferentes figuras docentes y establece el requisito de la acreditación y reacreditación para el ejercicio de la tutoría.


En desarrollo del citado Decreto 75/2009, de 15 de octubre, se ha dictado la Orden SAN/496/2011, de 8 de abril, por la que se regula el procedimiento de acreditación y reacreditación de los tutores de formación sanitaria especializada en el ámbito de la Comunidad de Castilla y León. Dicha Orden ha sido modificada mediante Orden SAN/1438/2011, de 17 de noviembre, con el objeto de ampliar su ámbito de aplicación a los profesionales de la enfermería que todavía no han accedido a alguna de las especialidades contempladas en el Real Decreto 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de enfermería. Se realiza una segunda modificación mediante la Orden SAN/952/2018, de 4 de septiembre, con el fin de dar cobertura a las necesidades surgidas en el período que transcurre entre varias convocatorias, o en supuestos en los que en un determinado centro o unidad docente se precisa de más tutores de los que en esos momentos están nombrados.


La normativa anteriormente descrita viene a materializar uno de los objetivos fijados en formación especializada, como es la mejora de la calidad del sistema formativo, además de destacar la importancia de la labor realizada por el tutor como figura primordial en el proceso formativo de especialistas.