La formación de los trabajadores en materia preventiva es uno de los elementos fundamentales para la seguridad y salud de los trabajadores  y la reducción de la siniestralidad laboral en nuestros centros. Es un derecho de los trabajadores recogido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (art. 19):

  • Cada trabajador debe recibir una formación teórica y práctica, suficiente y adecuada en materia preventiva
  • La formación deberá estar centrada en el puesto de trabajo o función del trabajador, adaptarse a la evolución de los riesgos y a la aparición de otros nuevos y repetirse periódicamente si fuera necesario
  • La formación deberá impartirse, siempre que sea posible, dentro de la jornada de trabajo, o en su defecto, en otras horas pero con el descuento en aquélla del tiempo invertido en la misma.
  • La formación podrá ser impartida por la empresa con medios propios o ajenos y su coste no recaerá en ningún caso sobre los trabajadores

Las Estrategias de Actuación en Prevención de Riesgos Laborales de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León 2011-2015, aprobadas mediante Orden SAN/336/2011, de 18 de marzo, contemplan actuaciones específicas en materia de formación.

La Línea 7 del Plan Estratégico de Formación 2013-2015, está dedicada a la Formación como herramienta para la Gestión e Integración de la Prevención de Riesgos Laborales. En ella se establecen actuaciones destinadas a la formación de los responsables (mandos superiores e intermedios), del personal de los Servicios de Prevención, de los delegados de prevención y de los propios trabajadores.