Definición

Amianto o asbesto es el término genérico con el que se denomina a un conjunto de minerales naturales con una estructura fibrosa y cristalina, incombustible y que puede ser dividida en filamentos.

El término amianto (castellano) o asbesto (inglés) procede del griego y significa indestructible o inextinguible, haciendo referencia a las propiedades de estas fibras minerales.

Las fibras de amianto son fuertes, duraderas y resistentes al calor y al fuego, por estas razones a lo largo de los años ha tenido muchos usos en las distintas industrias.

En la actualidad, está prohibida la comercialización de productos que contengan amianto añadido intencionadamente. Actualmente solo se permiten las actividades encaminadas a la eliminación, descontaminación y operaciones de mantenimiento en las que los trabajadores puedan estar expuestos a materiales con amianto, y todo ello bajo unas rigurosas medidas de seguridad, formación, prevención y protección.

El riesgo que puede entrañar para la salud se produce por una manipulación incorrecta del mismo, sin las medidas de protección adecuadas. Las fibras de amianto no se evaporan al aire ni se disuelven en agua, pero pueden contactar con el agua y con el aire cuando se degradan los materiales que contienen amianto o por su manipulación, corte, demoliciones, rotura, etc.

Las fibras, en las puede descomponerse el amianto al manipularlo, pueden ser inhaladas y depositarse en el interior de nuestros pulmones, y, tras largos periodos de tiempo, resolverse en afecciones a nuestra salud como la asbestosis, el mesotelioma o el cáncer de pulmón.

La peligrosidad de las fibras depende de una serie de factores:

  • Concentración de fibras en el aire.

  • Las características físico-químicas de las fibras (los anfíboles son más peligroso que las serpentinas).

  • El tamaño de los alveolos (las más pequeñas y finas pueden llegar hasta los alveolos más pequeños).

  • El ritmo respiratorio y las condiciones físicas y anatómicas de la persona.

  • El tiempo de exposición.

  • El efecto sinérgico del tabaco.

  • El trabajo sin las medidas de protección adecuadas.

Debido a la masiva utilización por la industria entre los años 50 y 70, el número actual de enfermedades malignas continuará creciendo, incluso en aquellos países que fueron pioneros en su prohibición, en su uso y comercialización.

El amianto, que es un agente carcinogénico de categoría 1, ya que se ha constatado que provoca cáncer en el ser humano, sigue suscitando una gran preocupación y la legislación ha ido avanzando en consecuencia


Variedades de amianto

Las principales variedades del amianto pueden clasificarse en dos familias distintas dependiendo de su estructura cristalina: las serpentinas y los anfíboles.


Serpentinas
   Serpentinas        

Anfíboles
   Anfíboles


 El crisolito, o amianto blanco, pertenece al grupo de la serpentina, mientras que la crocidolita (amianto azul), amosita o amianto marrón, antofilita, tremolita y actinolita son anfíboles.

Industrialmente las variedades minerales que más se han usado han sido el crisolito, la crocidolita y la amosita. El crisolito, que es un silicato de magnesio hidratado, ha sido la variedad más utilizada y más abundante (95 % de la producción mundial). Es el más blando y presenta gran facilidad para tejerse. Este mineral tiene una estructura de capas que se enrollan en tubos concéntricos con su eje más largo paralelo a la fibra; sus fibras son largas, flexibles y curvadas.

Los anfíboles tienen una estructura que consiste en dobles cadenas de tetraedros de silicato, entrecruzados con cationes unidos a grupos hidroxilo. Los iones metálicos son los que mantienen unidas las cadenas de silicatos. Esta estructura permite que pueda reemplazarse un catión por otros, lo que se refleja en propiedades químico-físicas muy variadas y es lo que distingue a los distintos minerales del grupo de los anfíboles. En comparación con el crisolito, todos las fibras de anfíboles son de mayor diámetro, sólidas, duras, planas y rectas. Los anfíboles son también mucho más resistentes a los ácidos que el crisolito.

Hay seis tipos o variedades de amianto/asbesto, cada una de ellas con composición química distinta, y por lo tanto aplicaciones diferentes.

Las características principales de este grupo de minerales son:

  • Su fuerza tensil, que les permite mezclarse con agua, cemento, asfalto y plásticos.

  • Estabilidad a la fricción (frenos, embragues).

  • Resistencia al calor (aislamiento, ignífugo) por lo que se ha empleado en buques, edificios, trenes, hornos, etc.

  • Resistencia química (ácidos).

  • Resistencia biológica (no se degrada por virus, bacterias u hongos)

  • Absorción del sonido (por su gran volumen interno)


TIPOS DE AMIANTO

CARACTERÍSTICAS

PROPIEDADES Y APLICACIONES

Crisolito
(amianto blanco)

 - Fibras flexibles, finas y sedosas
 - Pertenece a las serpentinas
 - Supone más del 90% del amianto utilizado

- Resiste el calor pero no los ácidos
- Es fácil de hallar
- Industria textil

Amosita
(amianto marrón)

 -  Fibras brillantes y rectas
 -  Pertenece a los anfíboles

- Resistente al calor y a los ácidos
- Industria de aislamientos

Crocidolita
(amianto azul)

 -  Fibras rectas de color azul intenso
 -  Pertenece a los anfíboles

- Muy resistente a los ácidos
- Industria de fabricación de tuberías

Antofilita

 -  Fibras rectas, brillantes y blancas
 -  Pertenece a los anfíboles

- Su aplicación industrial es menor porque

es menor su explotación

Tremolita

 -  Fibras sedosas de color blanco-verdoso
 -  Pertenece a los anfíboles

- Se usa como adorno, piedra preciosa y para

la fabricación de trajes y protecciones ignífugas

Actinolita

 -  Fibras paralelas translúcidas
 -  Pertenece a los anfíboles

- Se usa como adorno y piedra preciosa