Los cánceres en los niños son enfermedades poco frecuentes, y tienen diferencias importantes con los cánceres que se producen en los adultos en muchos aspectos: localización, tipo de cáncer, aspectos epidemiológicos, clínicos, etc. También el pronóstico es un claro factor diferenciador, puesto que el porcentaje de curación del cáncer es claramente superior en niños que en adultos.

La baja frecuencia del cáncer infantil y estas características diferenciales respecto del adulto, justifican promover un mayor conocimiento mediante la puesta en marcha de un sistema de información específico para la identificación de los tumores por procedimientos de búsqueda activa en los centros de la red sanitaria de la Comunidad Autónoma y que, de manera complementaria al Registro Poblacional de Cáncer (creado Orden SAN/205/2005, de 8 de febrero), contemple la recogida de información sobre la evolución clínica de los casos de tumores infantiles incluidos.

Con la información recogida en este Registro poblacional de Tumores Infantiles de Castilla y LeónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, se analizan los cerca de 50 cánceres infantiles que se diagnostican cada año en Castilla y León, de los que la mayor parte se curan. Sin embargo, dada que la mortalidad general en este grupo de edad es prácticamente excepcional, los fallecimientos por cáncer constituyen la segunda causa de muerte en menores de 15 años (la primera entre los 5 y los 9 años de edad).