El III Plan de Salud de Castilla y León, referencia principal de la planificación estratégica en salud de nuestra Comunidad Autónoma, identifica entre las principales líneas de actuación el abordaje integral de la diabetes considerándolo como un problema de interés prioritario.


La Consejería de Sanidad, con la colaboración de profesionales de diferentes ámbitos y de representantes de la Federación de Asociaciones de Diabéticos de Castilla y León, ha desarrollado una "Guía de actuaciones" que facilitará la adaptación de la Estrategia en diabetes del Sistema Nacional de Salud (SNS), a nuestra Comunidad.


El propósito de esta Guía es poder brindar a los profesionales un documento con las directrices y  recomendaciones seleccionadas para favorecer la implantación de las actuaciones con mayor evidencia y potenciar la coordinación y la continuidad asistencial.


El objetivo final es mejorar la calidad de la atención que se presta a las personas que padecen diabetes, fomentar los autocuidados de los pacientes e intentar evitar en nuestra Comunidad, fundamentalmente a través de medidas de promoción de la salud y prevención, que continúe el aumento de incidencia de diabetes que se anuncia para los países desarrollados debido a estilos de vida poco saludables y, en particular, al incremento de la obesidad y el sedentarismo.


Esta Guía incluye, en su primera parte, el análisis de situación de la diabetes en Castilla y León, que traslada la información disponible sobre el estado de la enfermedad y de sus factores de riesgo en nuestra Comunidad. También incluye la información correspondiente a la actividad y coberturas en la cartera de servicios de los servicios relacionados con la diabetes.


En el apartado denominado "Retos, directrices y recomendaciones" hemos querido que se recogiera un panorama amplio y ordenado de las directrices y recomendaciones que deben abordarse en el Sistema Sanitario de la Comunidad para alcanzar los objetivos que marca la Estrategia en diabetes del SNS. Las directrices planteadas son: promover una vida saludable y prevenir la diabetes, diagnosticar precozmente la enfermedad, tratar adecuadamente mediante coordinación y continuidad asistencial los casos diagnosticados, prevenir y abordar las complicaciones y desarrollar la formación en diabetes, la innovación y fomentar la investigación sobre la enfermedad y sus factores de riesgo.


El interés añadido de este documento es que es resultado de un consenso entre personas expertas y que, en este marco, se han tenido en cuenta las necesidades identificadas por los pacientes. Las recomendaciones unifican, en Castilla y León, la visión de las líneas concretas que deben ir desarrollando todas las Gerencias de Salud de Área, implicando a los profesionales en este ejercicio de mejora.