Durante su estancia es necesario que atienda las indicaciones de los profesionales sanitarios. Tenga en cuenta que todo va encaminado a su pronta recuperación.
 

  • Por la mañana se realiza la limpieza de la habitación. Las normas de higiene personal son obligadas y necesarias para la salud, sólo la enfermera/o y el médico pueden establecer excepciones.

  • A primera hora de la mañana la enfermera practicará controles sanitarios de pulso, temperatura y tensión arterial.

  • Su médico es la única persona autorizada para informar de su estado, a usted mismo o a sus familiares más directos.

  • Si desea saber algo sobre la evolución de su enfermedad, pregúntele el día, lugar y hora fijado para esta información.

  • Las comidas se sirven según un horario regular. La dieta indicada por su médico es la más conveniente para su recuperación, por ello ha de respetarla no tomando otros alimentos distintos a los que se sirven en el Hospital.

  • Dispone Vd. de servicios religiosos (católicos): si necesita algo de los capellanes, comuníquelo al personal de enfermería.

  • La capilla se halla situada en la Planta 12 y existe un horario de misas regulares. En caso de que se precisara el servicio religioso por parte de otra confesión religiosa, se facilitará a través del servicio de Atención al Paciente.

  • Durante su hospitalización dispone de un Servicio de Atención al Paciente que podrá orientarle, y que canalizará sus sugerencias y reclamaciones, sobre los que recibirá oportuna contestación.

  • Así mismo dispone Vd. de un Servicio de Asistencia Social que puede ayudarle a resolver aquellos problemas que personal o familiarmente pueda tener o haberle planteado su enfermedad.

  • Si necesita algo del personal de Enfermería, llame al timbre colocado en la cabecera de la cama y será atendido debidamente. Tenga en cuenta que una llamada innecesaria puede perturbar el cuidado de otro enfermo.

  • Aunque Vd. se encuentre bien, a su lado puede haber un paciente grave, o que necesite reposo, por ello no olvide que debe hablar bajo, no hacer ruido, no fumar, y no tener distracciones ruidosas que perturben el orden y el silencio que necesitan los pacientes, así mismo es conveniente que no se traslade a otra planta ni de habitación sin permiso del personal de Enfermería.