Rosa Mª Martines San Cipriano, enfermera de Atención Primaria del centro de salud Plaza del Ejército y Fabrizio Evangelista, residente de segundo año de Enfermería Familiar y Comunitaria, hacen una valoración muy positiva de esta actividad, realizada el pasado verano en el municipio asturiano de Belmonte de Miranda. Este campamento, dirigido a niños y niñas de entre 9 y 16 años de varias comunidades autónomas (Asturias, Galicia, Castilla y León, La Rioja y Canarias) es fruto de la colaboración entre la Asociación de Diabéticos del Principado de Asturias, el Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Central de Asturias, el Servicio de Pediatría del Hospital San Agustín y las distintas comunidades.


El objetivo de este campamento era conseguir que cada participante adquiriera un mejor autocontrol en el manejo de su enfermedad. En esta actividad, avalada por la Sociedad Española de Diabetes, la asociación Española de Pediatría, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica, participan numerosos profesionales sanitarios (endocrinólogos, enfermeras, pediatras, especialistas en diabetes, psicólogo, monitores diabéticos…) y se desarrolló a lo largo de diez días. La metodología educativa aplicada consistió en un programa educativo de autogestión de diabetes tipo 1 adaptado a niños y niñas y supervisado para casos concretos por un psicólogo.


FormaciónImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoFormación


comedorImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextocomedor

Además de la colaboración en los talleres y actividades de este campamento y la ayuda a los niños y niñas para un mejor control de la enfermedad, Rosa Mº y Fabrizio participaron en un programa formativo que sirvió para actualizar sus conocimientos teórico-prácticos sobre la diabetes y profundizar en el entendimiento de la enfermedad desde el punto de vista del paciente pediátrico, gracias, sobre todo, a la convivencia diaria y el trato cercano.