¿Qué es el Sarampión?

El Sarampión es una enfermedad infecciosa, producida por un virus de la familia paramixovirus.

¿Es una enfermedad frecuente?

Aunque el Sarampión es una enfermedad que la OMS persigue eliminar desde hace muchos años mediante la vacunación sistemática con dos dosis de vacuna Triple Vírica (Sarampión, Rubéola y Parotiditis), en Europa se siguen notificando un número importante de casos. El resurgimiento del sarampión a nivel europeo se produce por la existencia de lagunas en la cobertura vacunal (acumulación de individuos no vacunados) que están permitiendo  la aparición de brotes de esta enfermedad en numerosos países de nuestro entorno.

En España,  este año se han notificado 130 casos  frente a solo 35 en todo 2016. Numerosos países europeos también están registrando un aumento importante en el número de casos de Sarampión, siendo Rumanía e Italia los más afectados.  

¿A quién afecta?

El Sarampión puede contraerse  a cualquier edad.

Antes de la introducción de la vacuna era una de las enfermedades exantemáticas más frecuentes de la infancia;  sin embargo, debido  a los programas de vacunación, en la actualidad  es una enfermedad muy poco frecuente y es excepcional en individuos vacunados.

La mayoría de los casos se producen en niños que aún no tienen la edad para recibir la vacuna Triple Vírica en el calendario y en adultos  no  vacunados y que no pasaron la enfermedad durante la infancia. Cuando se padece la enfermedad se adquiere inmunidad para toda la  vida.

¿Cómo se contagia?

Se contagia a través de la tos, estornudo y gotitas que se producen al hablar. El Sarampión es una enfermedad muy contagiosa, de tal forma que un brevísimo contacto con un enfermo puede transmitir la infección.

Las personas con sarampión son contagiosas desde 4 días antes del comienzo del exantema hasta 4 días después de la aparición del mismo.

¿Qué síntomas produce?

El Sarampión comienza con una fase catarral que dura entre 3 y 5 días, caracterizada por la aparición de fiebre, generalmente elevada, tos, secreción nasal abundante, estornudos, enrojecimiento ocular malestar general y anorexia. Al finalizar esta fase aparece el exantema cutáneo (erupción en la piel) de color rojo violáceo  que típicamente se inicia en la cabeza y detrás de las orejas, para después extenderse al tronco al segundo día  y al tercero a las extremidades. Este exantema dura 4 o 5 días, comenzando a desaparecer en el mismo sentido que surgió, es decir cráneo-caudal, dejando una leve descamación. La desaparición del exantema coincide con la caída de la fiebre y recuperación del paciente.

¿Es una enfermedad grave?

En general en los niños suele ser una enfermedad benigna pero en algunos casos también pueden presentar complicaciones como otitis, laringitis, bronconeumonías, neumonitis,  siendo la encefalitis la complicación más  grave aunque  muy infrecuente.

La enfermedad suele ser más grave si se adquiere durante la edad adulta pudiendo complicarse con neumonitis, hepatitis, etc.

También puede ser causa de fallecimiento en cualquier edad.

El virus del sarampión se ha relacionado con otras enfermedades tales como: panencefalitis esclerosante subaguda (PESA), esclerosis múltiple (EM) y lupus eritematoso diseminado (LED).

¿Se puede prevenir?

Sí, sin duda alguna, la medida de prevención más eficaz consiste en la vacunación.

La vacuna del sarampión es la Triple Vírica, que además contiene vacuna frente a la Parotiditis y frente a la Rubéola.

En España, la vacuna Triple Vírica está incluida en el calendario vacunal infantil  desde 1981. En el calendario actualmente vigente, se recomiendan dos dosis de vacuna a los 12 meses y 3 años de edad. [Consultar Calendario de vacunación infantil de Castilla y León vigente]Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Esta vacuna también se recomienda a los adultos no vacunados que no hayan pasado alguna de las tres enfermedades frente a las que protege la vacuna Triple Vírica o no lo recuerden, siempre que no exista contraindicación. Personas que deben vacunarse con la Triple vírica (sarampión, rubeola, parotiditis)Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Todas las personas nacidas a partir del año 1966 que no han tenido la posibilidad de vacunarse durante la infancia, deberían recibir la vacuna Triple Vírica, si no tienen documentada evidencia de inmunidad. Especial atención en grupos de riesgo como son el personal sanitario, mujeres en edad fértil y viajeros a determinados países (alta incidencia de sarampión y/o deficientes programas de vacunación).

No existe riesgo de incremento de efectos secundarios en el caso de vacunarse  habiendo pasado alguna de las tres enfermedades que incluye la Triple Vírica.