Los signos y síntomas que se manifiestan con mayor frecuencia en el melanoma son:



Síntomas de la enfermedad

  •  La aparición de un lunar, el cambio de tamaño, forma o color de un lunar  previamente existente.

  • El sangrado de un lunar.

  • Picor, hinchazón o aumento de la sensibilidad en los lunares.


El primer signo de un melanoma es a menudo la aparición de un lunar nuevo o un cambio en la apariencia de un lunar existente.

Los lunares comunes son generalmente de un solo color, de forma redondeada, u oval y con un tamaño que no supera los 6 mm de diámetro mientras que los melanomas con mayor frecuencia suelen presentar formas más irregulares y tener más de un color (debido a la producción de melanina los melanomas suelen ser de color  entre negro y marrón) habitualmente superan los 6 mm de diámetro.


En los hombres, el melanoma suele aparecer, con mayor frecuencia, en la zona comprendida entre los hombros y las caderas, en el cuello o en la cabeza, mientras que entre las mujeres se localiza con mayor frecuencia en los brazos y piernas. Sin embargo, como el melanoma se puede diseminar con rapidez a otras partes del cuerpo a través del sistema linfático o de la sangre pueden aparecer afectadas otras localizaciones por las metástasis.


 


 

Una buena manera de identificar las diferencias entre un lunar normal y un melanoma es el uso de la regla de ABCDE:


 

A la asimetría: los melanomas tienen un aspecto muy irregular.

B  los bordes: a diferencia de un lunar normal, los melanomas tienen un borde irregular de aspecto dentado.

C el color: los melanomas presentan una mezcla de dos o más colores.

D el diámetro: a diferencia de la mayoría de los lunares, los melanomas superan los 6mm de diámetro.

E la elevación de la lesión


Si usted está preocupado acerca de uno de sus lunares, consulte a su médico de familia tan pronto como sea posible.