DEJE DE FUMAR


Preocúpese por mantener su estado de salud


En la mayor parte de las enfermedades crónicas el papel fundamental para  evitar descompensaciones lo juega el paciente. Estas enfermedades crónicas conllevan una adaptación de los estilos de vida y el seguimiento estricto de un tratamiento. A pesar de que muchos pacientes dan más importancia a la medicación que  a la modificación del estilo de vida, se ha demostrado que éste resulta indispensable para mantener una mayor grado de estabilidad en la salud. Manténgase en el peso adecuado, realice la actividad física que le hayan recomendado, siga una dieta equilibrada, evite el tabaco, el humo del tabaco y los ambientes con polvo o con productos químicos irritantes en el aire. 


Cuando surge la enfermedad tanto el paciente como sus familiares deben implicarse y responsabilizarse en el autocuidado de la enfermedad. Hay varias formas de hacerlo, la primera es conociendo la enfermedad y todos los factores que pueden incidir en su desestabilización, las recomendaciones y tratamientos que debe seguir y lo que debe hacer en caso de que se produzcan determinados cambios o alteraciones. Tenga confianza en el equipo de profesionales de su centro de salud, le apoyarán, le informarán, le ayudarán y estarán pendientes de su seguimiento. Mediante el autocuidado vivirá más, tendrá más actividad y se encontrará mejor, será más independiente, tendrá mayor calidad de vida y menos complicaciones.


Siga el tratamiento médico que le hayan indicado


El tratamiento que le hayan recetado debe mantenerse siguiendo las instrucciones de su médico de familia. No abandone, por su cuenta, la medicación indicada, porque podría sufrir una descompensación y tener mayor disnea y sensación de ahogo. Si tiene dudas consulte con su médico y si acude por algún otro motivo a otro profesional adviértale de la medicación que se le está administrando para evitar interacciones con otros nuevos tratamientos.


Es importante que Vd. sepa qué medicamentos puede tomar en caso de sufrir un dolor. Su médico se lo indicará.  Si ya toma varios medicamentos, no agregue ningún otro por su cuenta, porque los riesgos de que se produzca una interacción entre ellos con efectos indeseables se multiplica. 


Revisiones de seguimiento


Su médico de familia establecerá el plan de seguimiento para la EPOC. La revisión la realizará el médico o la enfermera. Si sigue las indicaciones para el autocuidado, acude a las visitas de seguimiento y pide consejo ante una alteración de su estado, tiene muchas posibilidades de que su enfermedad se mantenga estable.


Administración de vacunas


Como los pacientes con EPOC tienen mayor riesgo en caso de sufrir una infección, su médico le indicará cuándo debe ponerse la vacuna contar la gripe e incluso, en función de la situación, puede recomendarle que se ponga otras vacunas (ej, vacuna del neumococo). Estas vacunas le protegerán para evitar un riesgo añadido.


Permanezca atento al clima y a la contaminación ambiental


El frío es un factor que afecta más a las personas con EPOC. También lo hace el exceso de calor. Por tanto, en condiciones extremas de frío y de calor ("olas de frío" y "olas de calor") debe protegerse y mantener una situación media de temperatura y humedad.  Antes de salir a la calle asegúrese de la temperatura que hace y evite las horas en que el frío y el calor son mayores.


Asimismo debe estar pendiente si hay mayor número de contaminantes en el ambiente. En condiciones de aumento de contaminación debe evitar que le afecte. Los medios de comunicación suelen facilitar los datos sobre niveles de contaminación de las ciudades