Existen tres estrategias consideradas estándar para el manejo del cáncer de próstata localizado:


     - Cirugía.


     - Radioterapia con/sin hormonoterapia


     - Observación vigilada


La elección del tratamiento depende de varios factores:

Tratamiento


     - La probabilidad de que el tumor esté limitado a la glándula prostática y por

       lo tanto sea potencialmente curable.


     - El tamaño tumoral y el grado histológico (grado de agresividad del tumor).


     - Edad del paciente y estado general, así como enfermedades asociadas.


     - Potenciales efectos secundarios de las diferentes formas de tratamiento.




Antes de elegir la mejor opción terapéutica es primordial que la extensión de la enfermedad esté correctamente evaluada.


Los factores más importantes para predecir la evolución de la enfermedad antes del tratamiento son el estadio, el nivel de PSA en sangre, el volumen tumoral (nº de biopsias positivas y porcentaje del material obtenido en la biopsia que está afectado por el tumor) y el grado de agresividad del tumor, referido como puntuación de Gleason.