En muchos casos, los síntomas no aparecen hasta que la enfermedad está avanzada. Los más frecuentes son los cambios del ritmo intestinal, como estreñimiento o diarrea; la aparición de sangre en las heces y el dolor abdominal. Estos síntomas, de manera aislada, no son específicos del cáncer, es el médico quien debe de hacer una valoración conjunta de la situación e interpretarlos a la luz de sus factores de riesgo.


Entre los síntomas iniciales de cáncer de colon se incluyen:


   - Cambios en el ritmo intestinal (tanto diarrea como estreñimiento)


   - Sangre en las heces o sangrado rectal


   - Dolor abdominal ya sea tipo cólico (espasmos y retortijones), o sensación de saciedad o

     hinchazón del vientre


   - Pérdida de peso injustificada


En ocasiones, en fases más avanzadas y como consecuencia de las hemorragias puede aparecer anemia que se manifiesta por cansancio y fatiga.


Cuando el cáncer crece puede provocar una obstrucción intestinal apareciendo distensión abdominal, dolor, estreñimiento, náuseas y vómitos.


Los cánceres del colon próximos al intestino delgado, se suelen manifestar por una anemia debida a la pérdida crónica de sangre, y la subsiguiente fatiga, disnea o palpitaciones.