La formación de un cáncer de colon es un proceso que comienza con la aparición de un pólipo que posteriormente sufre transformaciones hacia la malignidad. Aproximadamente el 80% de los casos son esporádicos, pero el 20% tiene una influencia genética, con mayor riesgo familiar.


El inicio y la evolución de este proceso depende de la interacción entre factores genéticos y ambientales. En la inmensa mayoría de los casos de cáncer de colon predominan los factores ambientales. Si se identificasen estos factores muchos cánceres colorrectales podrían ser prevenidos.


Existen distintos factores de riesgo en relación al cáncer de colón: el consumo de grasas y de carnes rojas, sobre todo en conserva, embutidos o carnes preparadas; la obesidad, el tabaquismo y el consumo elevado de alcohol así como la diabetes asociada a la obesidad. Los pacientes con enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa tiene mayor riesgo con respecto a la población general, sobre todo, en la enfermedad de Crohn (riesgo 20 veces superior). 


No se conocen las causas exactas del cáncer colorrectal. En la mayoría de las ocasiones, es muy difícil encontrar una explicación de por qué el tumor se presenta en una persona, pero no en otra. Sin embargo, la investigación ha demostrado que hay algunos factores de riesgoEste enlace se abrirá en una ventana emergente que aumentan la probabilidad de padecer cáncer colorrectal.


Entre los factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de intestino se incluyen:

La Edad La edad: El cáncer colorrectal es más probable que ocurra durante la edad adulta. Más del 90% de las personas con esta enfermedad fueron diagnosticadas después de los 50 años de edad.


La dieta: Los estudios sugieren que las dietas ricas en grasa (especialmente la grasa animal) y pobres en calcio, verduras y fibraEste enlace se abrirá en una ventana emergente pueden aumentar el riesgo de cáncer colorrectal. También, algunos estudios sugieren que las personas que consumen una dieta muy pobre en frutas y verduras pueden tener un riesgo mayor de cáncer colorrectal.

La dieta con abundante fibra y pocas grasas, rica en frutas, vegetales y calcio puede reducir el riesgo de cáncer de colon. También la realización habitual de ejercicio físico moderado reduce el riesgo.


Los antecedentes familiares de cáncer colorrectal: cuando algún familiar cercano (padres, hermanos, hermanas o hijos) ha padecido cáncer colorrectal, parece hay una mayor predisposición para presentar esta enfermedad, especialmente si el familiar tuvo el cáncer de joven. Si varios familiares cercanos tienen antecedentes de cáncer colorrectal, el riesgo es mayor.


Predisposición Genética La predisposición genética: además de la presencia de antecedentes familiares es preciso conocer que pueden existir alteraciones en los genesEste enlace se abrirá en una ventana emergente, muy poco frecuentes, que aumentan el riesgo de cáncer colorrectal. Es lo que ocurre en el caso del denominado cáncer colorrectal hereditario no polipósico, el tipo más común de cáncer colorrectal genético y que supone en torno al 2% de todos los casos de cáncer colorrectal. También la poliposis adenomatosa familiarEste enlace se abrirá en una ventana emergente, enfermedad poco frecuente que supone menos del 1% de todos los casos de cáncer colorrectal, en la que se forman cientos de pólipos en el colon y recto es también causada por cambios en un gen específico. 

Los familiares de personas que presentan cáncer colorrectal hereditario no polipósico o poliposis adenomatosa familiar pueden hacerse pruebas genéticasEste enlace se abrirá en una ventana emergente para buscar mutaciones genéticas específicas.


La colitisEste enlace se abrirá en una ventana emergente ulcerosa o enfermedad de CrohnEste enlace se abrirá en una ventana emergente: Las personas con enfermedades que cursan con inflamaciónEste enlace se abrirá en una ventana emergente del colon (como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn) durante años pueden presentar un mayor riesgo de desarrollo de cáncer colorrectal.


La presencia de pólipos: en la mayoría de las ocasiones no son peligrosos, sin embargo, ciertos pólipos pueden convertirse en cancerosos, por ello cuando se detectan al realizarse una colonoscopia suelen extirparse durante la misma.


Cualquiera persona puede tener pólipos, pero algunas personas tienen más probabilidades cuando:

  • Se tienen más de 50 años de edad
  • Se han tenido pólipos anteriormente
  • Se tiene un familiar con pólipos
  • Se ha tenido previamente cáncer de colonEste enlace se abrirá en una ventana emergente

Fumador El consumo de alcohol y el tabaco: un elevado consumo de alcohol y tabaco puede aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer de intestino.


Tener alguno de estos factores, que son relativamente frecuentes,

como por ejemplo adenomas o una enfermedad inflamatoria intestinal, no es sinónimo de cáncer colorrectal.


PROGRAMA DE DETECCIÓN PRECOZ  DE CÁNCER COLORRECTAL

En los últimos años se ha incrementado la evidencia científica acerca del beneficio de los programas de detección precoz de cáncer colorrectal, mediante pruebas de cribado como el test de sangre oculta en heces y la sigmoidoscopía.


En Castilla y León se inició en 2010 un programa piloto, inicialmente limitado al área de atención del hospital de Medina del Campo, con vistas a su progresiva implantación al conjunto del territorio de la Comunidad Autónoma. El programa consiste en la realización del test de sangre oculta en heces, que en caso de producir un resultado positivo requiere de otras pruebas de confirmación.


Además, existe en la Comunidad Autónoma un programa  de consejo genético en cáncer colorrectal, que permite la detección de genes que predisponen al cáncer en afectados y familiares de casos, en los que se intensifican las actuaciones de vigilancia y detección.