Nutrición parenteral en neonatos: proteger de la luz para reducir el riesgo de efectos adversos graves

2/08/2019
Fuente: AEMPS

Se ha comprobado, a través de estudios de laboratorio y estudios clínicos, que la exposición tanto a la luz natural como artificial, y en especial a la fototerapia de soluciones de nutrición parenteral (NP) que contienen aminoácidos o lípidos, especialmente si contienen vitaminas o elementos traza, produce la formación de peróxidos y otros productos de degradación, que pueden producir efectos adversos en el neonato, pudiendo empeorar o comprometer su evolución clínica.


Los resultados de diversos estudios muestran que esta degradación puede reducirse o incluso evitarse con la utilización de distintas medidas de protección frente a exposición a la luz; un meta-análisis de cuatro ensayos clínicos en neonatos sugiere una reducción importante de la mortalidad.


La protección frente a la luz de los preparados de NP se debe aplicar cuando se administren a niños menores de dos años, sin embargo, la relevancia clínica es mayor en prematuros, ya que esta población tiene unos requerimientos nutricionales más elevados, unas velocidades de infusión más lentas y condiciones asociadas a la propia prematuriedad (oxigenoterapia, fototerapia, un sistema inmune débil y respuestas inflamatorias con una reducida protección a la oxidación) que se consideran factores de riesgo para los efectos de esta formación de peróxidos.


Las guías de NP pediátrica elaboradas por la ESPGHAN y ESPEN recomiendan proteger tanto la bolsa que contiene la NP como todo el equipo o sistema de administración. En España, la guía de práctica clínica de la SENPE/SEGHNP/SEFH sobre NP pediátrica especifica la necesidad de utilizar una sobrebolsa fotoprotectora e, idealmente, sistemas de administración opacos.


En base a esta información, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recomienda y recuerda a los profesionales sanitarios, la importancia de proteger frente a la exposición a la luz los preparados de nutrición parenteral cuando se administren a neonatos o niños menores de dos años. Es necesario proteger tanto la bolsa como los sistemas de administración, desde la preparación hasta que finalice la administración.

Portal de Salud de la Junta de Castilla y León