¿Qué es el VPH?

El virus del papiloma humano (VPH) pertenece a una familia de virus que causa infecciones de piel y mucosas en varias áreas del cuerpo. Existen más de 100 cepas diferentes de este virus.

Es la causa de infección de transmisión sexual más común.

Cualquier persona sexualmente activa puede infectarse por VPH en algún momento de su vida, aunque la mayoría de ellas ni siquiera lo sabrá. La infección por VPH es más frecuente al final de la adolescencia y alrededor de los veinte años.

¿Qué enfermedades produce el VPH?

La mayoría de las infecciones producidas por el VPH no causan ningún síntoma y desaparecen solas. Sin embargo, algunos tipos de VPH pueden causar cáncer de cuello de útero en las mujeres. Así mismo, también se asocia a otros cánceres menos frecuentes tanto en hombres como mujeres. Además, puede causar verrugas genitales y verrugas en la parte superior del tracto respiratorio.

¿Se puede prevenir la infección por VPH?

Sí. La vacunación es una medida de prevención muy efectiva para evitar la infección por los tipos de VPH 16 y 18 que causan la mayoría de los casos de cáncer de cuello de útero. Sin embargo, sólo es efectiva en personas que no se han infectado previamente con el virus.

Al transmitirse por vía sexual, el uso del preservativo y la reducción del número de parejas sexuales ayudan a prevenir el contagio de esta infección y otras enfermedades de transmisión sexual.

¿Por qué vacunarse?

Porque las vacunas actualmente disponibles protegen frente a los tipos de VPH llamados de ‘alto riesgo’ (tipos 16 y 18) que causan más del 70% de los cánceres de cuello de útero.

Al no proteger frente a todos los tipos de VPH que pueden causar cáncer de cuello de útero, las mujeres vacunadas siguen necesitando participar en los programas de prevención de cáncer de cuello de útero con revisiones ginecológicas periódicas.

La vacuna no elimina el virus VPH si ya se ha adquirido.

¿Quiénes deben recibir la vacuna?

La vacuna es especialmente eficaz en mujeres que nunca han estado expuestas al virus y es por este motivo por el que las autoridades sanitarias recomiendan vacunar a las mujeres antes del inicio de las relaciones sexuales. La eficacia de la vacuna puede ser inferior si estas ya se han iniciado.

El Calendario Oficial de Vacunaciones de Castilla y León marca los 12 años para la vacunación frente al VPH.

El Programa de Vacunaciones oferta esta vacunación gratuita para todas las mujeres nacidas a partir de 1994 no vacunadas con anterioridad y también en determinados grupos de riesgo [enlace]Este enlace se abrirá en una ventana nueva

¿Cómo se administra la vacuna?

La vacuna se administra mediante inyección intramuscular en la zona superior del brazo.

La pauta de vacunación recomendada hasta los 14 años es de dos dosis, debiéndose respetar necesariamente un intervalo entre ellas de 6 meses para garantizar su efectividad. Si la vacunación se inicia en niñas mayores de 15 años, la pauta recomendada es de tres dosis.

¿Dónde vacunarse?

La vacuna se administra en su centro de salud o en el punto de vacunación habitual.

¿Qué contiene la vacuna contra el VPH?

La vacuna del VPH se obtiene a partir de partículas que simulan fracciones del virus e inducen la producción de anticuerpos. Sus componentes no son infecciosos ni cancerígenos.

No contiene antibióticos ni conservantes.

¿Es segura la vacuna contra el VPH?

Sí. La vacuna es segura y bien tolerada de forma similar al resto de las vacunas incluidas en el calendario. Los efectos adversos son generalmente leves y de corta duración.

Son frecuentes las reacciones locales en el lugar de la inyección como dolor, inflamación y enrojecimiento. Con menor frecuencia pueden aparecer reacciones generales como fiebre, cefalea, mialgias y síntomas digestivos.

Después de cualquier procedimiento médico, incluido la vacunación, puede producirse un síncope o mareo, especialmente en adolescentes. Es aconsejable quedarse sentado o tumbado durante unos 15 minutos después de la vacunación para evitar su aparición.

¿Quién no debe recibir la vacuna o debe esperar?

La única contraindicación absoluta para esta vacuna es haber sufrido una reacción de tipo anafiláctico con una dosis previa o presentar alergia a alguno de sus componentes.

No debe administrase durante el embarazo.