En el caso de que tengas algún tratamiento crónico, y si aún no te han incluido en el sistema de receta electrónica, es posible que el médico te prescriba varias recetas del mismo medicamento que tendrán fechas diferentes. De esta manera, no necesitarás acudir al médico con tanta frecuencia.

La farmacia te dispensará paulatinamente los medicamentos, teniendo en cuenta la fecha de la receta. Así, se evitan posibles desperdicios de medicación en el caso de que te cambien el tratamiento. Además, las dispensaciones graduales, y no en bloque, permiten una aplicación correcta de la nueva normativa de prestación farmacéutica.