El 1 de julio de 2012, comenzó la aplicación del nuevo sistema de aportación en todos los productos con receta que se adquieren en las oficinas de farmacia: medicamentos y efectos y accesorios.

Hasta el 30 de junio de 2012, la aportación de los usuarios activos era del 40% del PVPiva del producto farmacéutico y la de los pensionistas del 0%.

A partir de esa fecha, la mayoría de los activos sigue pagando un 40% y aquellos con rentas más elevadas, en general, pagan el 50%.

La mayoría de los pensionistas ahora paga un 10% del precio de los productos farmacéuticos, con un tope mensual de 8,23 € (actualizado el 1 de enero de 2015) o, en aquellos con rentas más elevadas, de 18,52 € (actualizado el 1 de enero de 2015). Todo ello para garantizar el acceso a los medicamentos. El importe que supere ese límite será devuelto posteriormente por la Administración Sanitaria.

Para más detalle sobre las diferentes situaciones y tipos de aportación, consulte la "Tabla de aportación".

Además, existe un grupo importante de medicamentos para enfermedades crónicas, en los que se paga sólo un 10% del PVP, hasta un máximo de 4,24 € (actualizado el 1 de enero de 2015). Estos medicamentos llevan un punto negro o cícero en el cupón-precinto.