La práctica deportiva condiciona unas exigencias en el organismo del deportista que frecuentemente dan lugar a problemas médicos a diferentes niveles (lesiones, fatiga muscular, déficit nutricionales,....). Al mismo tiempo el deportista está sujeto como cualquier persona a la aparición de enfermedades agudas o crónicas que interfieren en su programa de entrenamiento y competición.


Es objetivo de la Unidad de Medicina Deportiva la evaluación de la aptitud física para la práctica deportiva, así como el control de la adaptación del organismo a las exigencias de la misma a lo largo de la temporada deportiva mediante seguimiento médico y del rendimiento deportivo. Con este fin se elaboraran de forma coordinada con los responsables técnicos de los diferentes programas de seguimiento para deportistas de alto nivel y su realización a lo largo de la temporada. De esta forma se da al deportista el apoyo médico necesario para conseguir los mayores logros deportivos en unas condiciones óptimas de salud.