El dolor muscular y de las articulaciones, también llamado dolor musculoesquelético, afecta a un número importante de personas. En ocasiones el dolor es debido a una enfermedad o lesión de los músculos, los huesos o las articulaciones y puede llegar a hacerse crónico. Pero en otras muchas ocasiones no es necesario que exista una enfermedad o lesión previa para que aparezca el dolor.

Cuando el dolor se hace crónico se debe más a unos cambios que ocurren en el sistema nervioso central que a enfermedades o lesiones en los músculos, los huesos o las articulaciones. En estos casos el tratamiento consiste en medidas basadas en educación y en ejercicios físicos para modificar los cambios a nivel del sistema nervioso.