2019-cde-world-tb-day-logo-wp-esImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto2019-cde-world-tb-day-logo-wp-es


"¡Es hora de actuar! Es hora de acabar con la tuberculosis."


El Día Mundial de la Tuberculosis (TB) conmemora la fecha en la que el Dr. Robert Koch comunicó el descubrimiento del agente causal de la enfermedad, el bacilo tuberculoso, abriendo la puerta a su diagnóstico y tratamiento.

En este día se pretende también promover un mayor conocimiento, motivación y esfuerzo hacia la eliminación de la enfermedad y, al mismo tiempo, concienciar sobre el hecho de que la tuberculosis sigue siendo un problema de Salud Pública.

En este Día Mundial de la Tuberculosis, la OMS hace un llamamiento a los gobiernos, las comunidades afectadas, las organizaciones de la sociedad civil, los proveedores de atención médica y los socios nacionales e internacionales para que unan sus fuerzas bajo el lema "Encontrar. Tratar. Todos. #EndTB" para asegurar que nadie se quede atrás.

La Estrategia Fin a la Tuberculosis de la OMS y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas comparten el objetivo común de poner fin a la epidemia mundial de TB. La estrategia de la OMS recoge como indicadores que para 2035 se reduzca la mortalidad por TB en un 95% en comparación con 2015 y se reduzca la tasa de incidencia de TB en un 90% en comparación con 2015. En la estrategia se describen las medidas que deben adoptar todas las partes interesadas para posibilitar la atención centrada en el paciente, propiciar cambios audaces en las políticas y los sistemas sanitarios y promover una intensificación de las investigaciones y las innovaciones para poner fin a la epidemia y eliminar la TB. Se reconoce asimismo que la lucha frente a la tuberculosis va más allá de las acciones en el sistema sanitario y que hay que considerar los determinantes sociales y económicos de la enfermedad.

Según la Región Europea de la OMS, para llevar a cabo el Plan de Acción contra la Tuberculosis, es necesario ampliar el diagnóstico rápido y garantizar un tratamiento eficiente y adecuado para todos. Con este fin, el uso racional de nuevas pruebas de diagnóstico, nuevos medicamentos y tratamientos más cortos se llevarán a cabo en un modelo de atención centrado en las personas. Junto con las herramientas existentes, son muy necesarios los enfoques innovadores y la investigación para nuevas herramientas, como una vacuna más eficiente, y la promoción de enfoques intersectoriales e innovadores, fortalecimiento del sistema de salud para abordar las inequidades.

En España, en el año 2017, se notificaron 4.549 casos de tuberculosis, de ellos 171 fueron casos importados y 4.378 casos españoles (tasa de incidencia 9,44 casos por 100.000 habitantes).

En Castilla y León se notificaron 216 casos (tasa de incidencia 8,86 casos por 100.000 habitantes). El 68,52% de los casos fueron hombres. La situación de riesgo más frecuente ha sido ser emigrante que supone el 3,38 % de los casos en hombres y 2,94% en mujeres. Las tasas de tuberculosis son más elevadas en personas entre 75 y 84 años y, en segundo lugar, en personas con 85 y más años. En la edad pediátrica se notificaron 4 casos y en menores de 5 años, 2 casos. La tasa en edad pediátrica, de 0 a 14 años, fue de 1,36 casos por 100.000 habitantes. Tanto en España como en Castilla y León las tasas de tuberculosis son estables estos últimos años.

El tratamiento de la tuberculosis tiene dos objetivos principales, interrumpir la transmisión de la enfermedad actuando sobre las personas que están infectadas (para que no enfermen) y tratar a los enfermos para impedir que transmitan la enfermedad, curar su enfermedad y evitar que desarrollen complicaciones.

No hay que olvidar que el tratamiento correcto de la tuberculosis es la mejor medida de control de la enfermedad. Se considera que en los casos de tuberculosis pulmonar sensible a los fármacos, transcurridas dos semanas de tratamiento, los enfermos dejan de ser considerados potencialmente infecciosos.

Es imprescindible realizar el tratamiento completo, no abandonarlo, para evitar las recidivas de la enfermedad y la aparición de tuberculosis resistente a los medicamentos, mucho más difícil de tratar y que causa complicaciones con mayor frecuencia.

Cuando se diagnostica y se notifica un caso de tuberculosis se realiza un estudio de contactos en el entorno del enfermo, a través del cual se pueden descartar otros posibles casos de infección o enfermedad e iniciar, si es necesario, el tratamiento adecuado lo antes posible.

Es preciso recordar que la tuberculosis sigue siendo un importante problema de Salud Pública y que es fundamental realizar el estudio de contactos y no abandonar el tratamiento hasta que finalice.

Para saber más:

Organización Mundial de la Salud (OMS). Día Mundial de la Tuberculosis

https://www.who.int/es/news-room/events/detail/2019/03/24/default-calendar/world-tb-day-2019Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Portal de salud de Castilla y León

http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/enfermedades-problemas-salud/tuberculosisEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Enciclopedia Medline Plus

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000077.htmEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Centro de Control de Enfermedades Europeo (en inglés)

http://ecdc.europa.eu/en/healthtopics/Tuberculosis/Pages/index.aspxEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Organización Mundial de la Salud (Región Europea)

http://www.euro.who.int/en/what-we-do/health-topics/communicable-diseases/tuberculosis/publicationsEste enlace se abrirá en una ventana nueva