cropped-DM_70x100_02Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextocropped-DM_70x100_02

"PON UNA ETIQUETA POSITIVA"

#PONUNAETIQUETAPOSITIVA


La Organización Mundial de la Salud declaró en el año 1997 el Día Mundial del Parkinson, que se celebra el 11 de abril, coincidiendo con el aniversario del nacimiento del Dr. James Parkinson, neurólogo y paleontólogo, que fue el primero en describir esta enfermedad en el año 1817.

Con motivo del Día Mundial del Párkinson, la Federación Española de Párkinson y el movimiento asociativo de toda España promueven la campaña "Pon una etiqueta positiva" para destacar el impacto que la imagen social del párkinson tiene sobre las personas que conviven con la enfermedad.

Como objetivo general de la campaña, se pretende dar a conocer el impacto emocional y psicológico que la imagen social de la enfermedad puede causar en las personas afectadas. Visita el vídeo de la campaña "Pon una etiqueta positiva": https://youtu.be/Od0WQTPYaNoEste enlace se abrirá en una ventana nueva


¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

El párkinson es una enfermedad neurodegenerativa, crónica e invalidante, que afecta a 160.000 personas en España y a más de 7 millones de personas en todo el mundo.

Las investigaciones apuntan que las enfermedades neurológicas son actualmente las principales causas de discapacidad.

La edad es un claro factor de riesgo, lo más común es que la enfermedad inicie entre los 50-60 años. Así, la prevalencia aumenta exponencialmente a partir de la sexta década de vida. Cuando la EP aparece antes de los 50 años, se denomina EP de Inicio Temprano. Nuestros hábitos de consumo o el aumento de la longevidad también influyen en este crecimiento. Según los últimos estudios, en 2040 el párkinson superará los 12 millones de personas afectadas en el mundo.

Las personas con párkinson requieren de un abordaje terapéutico multidisciplinar que aglutine el tratamiento farmacológico, las terapias rehabilitadoras así como otros tratamientos. Las asociaciones de pacientes de párkinson colaboran en la atención sociosanitaria integral de las personas afectadas.

La EP se caracteriza por la pérdida (o degeneración) de neuronas en la sustancia negra, una estructura situada en la parte media del cerebro. Esta pérdida provoca una falta de dopamina en el organismo, una sustancia que transmite información necesaria para que realicemos movimientos con normalidad. La falta de dopamina hace que el control del movimiento se vea alterado, dando lugar a los síntomas motores típicos, como el temblor en reposo o la rigidez. Progresa lentamente y no es contagiosa. Se conocen algunos factores que pueden aumentar la probabilidad de padecerla, entre los que se encuentran una cierta susceptibilidad genética, la exposición a tóxicos externos, la presencia de factores ambientales e incluso haber sufrido traumatismos craneoencefálicos previos.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

El temblor es uno de los síntomas motores de esta enfermedad y también el más conocido. Sin embargo, existen otros síntomas que en muchas ocasiones son más invalidantes, como son los síntomas no motores. Entre estos destacan los problemas del sueño, la depresión, los trastornos de control de impulsos, o los problemas cognitivos.

Los síntomas predominantes de la enfermedad son los siguientes:

  1. Motores:
  • Temblores: Movimientos lentos y rítmicos que se aprecian inicialmente más en las manos, en estado de reposo y que se reducen en los movimientos voluntarios.
  • Rigidez muscular: Los músculos están tensos y contraídos sintiendo dolor, rigidez o debilidad.
  • Bradicinesia: Enlentecimiento de los movimientos voluntarios y automáticos. La persona afectada no puede realizar rápidamente movimientos rutinarios. Las actividades que antes realizaba fácilmente como asearse y vestirse, pueden necesitar mucho tiempo. Pérdida de expresión en la cara.
  • Inestabilidad postural: El tronco y la cabeza están adelantados al resto del cuerpo. Hombros caídos.
  • Anomalías al andar: Marcha lenta con pasos cortos y dificultad para pararse. Les cuesta trabajo comenzar a caminar y sufren bloqueos en la deambulación.
  • Trastornos del equilibrio: Reflejos alterados que producen caídas.
  1. No motores: Trastornos del sueño, lentitud generalizada, apatía, cansancio, ansiedad, depresión, trastornos de la conducta (irritabilidad), voz de tono bajo, estreñimiento, hipotensión, dermatitis seborreica, trastornos en la micción, deglución, disfunciones sexuales, etc.

Además, la enfermedad de Parkinson puede generar problemas de comunicación debido a las alteraciones del habla, a la rigidez facial o alteraciones de la escritura.

Estos problemas de comunicación ponen a la persona en una situación de vulnerabilidad. Un mayor conocimiento de la enfermedad de Parkinson ayuda a la inclusión social, laboral y familiar de las personas con párkinson.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Parkinson?

El diagnóstico en los primeros momentos de la enfermedad puede ser difícil puesto que los síntomas son leves e inespecíficos. El diagnóstico se confirma mediante la historia clínica, exámenes neurológicos y otras pruebas complementarias.

El pronóstico y la evoluciónde la enfermedad dependen de cada persona y de la respuesta al tratamiento. La evolución de los síntomas puede llevar más de 20 años, aunque en algunos casos evoluciona más rápidamente. Entre las complicaciones de las etapas más avanzadas de la enfermedad se encuentran las que afectan al sistema respiratorio y las caídas.


¿Cuál es el tratamiento de la enfermedad de Parkinson?

En la actualidad la enfermedad no tiene cura pero se consiguen buenos resultados en el control de los síntomas con los diferentes tratamientos. Pueden utilizarse fármacos, cirugía o tratamientos complementarios que ayudan a aliviar los síntomas.

Existen también terapias de apoyo complementarias que ayudan a mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen, como son la fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia, terapia con masajes, etc.

Llevar a cabo una dieta equilibrada junto con ejercicio físico ayuda a mejorar el bienestar del enfermo.

La investigación de la enfermedad de Parkinson ha avanzado notablemente en los últimos años y está consiguiendo que la calidad de vida de estas personas sea cada vez mejor. Los avances en genética y terapia celular así como en el conocimiento de la enfermedad hacen pensar que en el futuro, además de los avances en el tratamiento, esta enfermedad se podrá diagnosticar precozmente e incluso se podrá prevenir.

Para saber más:

Asociación Europea de la Enfermedad de Parkinson (en inglés)

https://www.epda.eu.com/Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Aula de Pacientes. Portal de Salud de Castilla y León. Enfermedad de Parkinson

https://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/enfermedades/enfermedad-parkinson


Aula de Pacientes. Portal de Salud de Castilla y León. Cuidados y Recomendaciones. Personas cuidadoras.

https://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/cuidados-recomendaciones/personas-cuidadoras


Aula de Pacientes. Portal de Salud de Castilla y León. Asociaciones de Enfermos de Parkinson de Castilla y León

https://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/asoc-pacientes/parkinson


Federación Española de Parkinson

https://www.esparkinson.es/Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Medline Plus

https://medlineplus.gov/spanish/parkinsonsdisease.htmlEste enlace se abrirá en una ventana nueva

Red de Escuelas de Salud para la Ciudadanía. Enfermedad de Parkinson.

https://www.redescuelassalud.es/enfermedades/parkinson/queEs.htmEste enlace se abrirá en una ventana nueva


Sociedad Española de Neurología. Fundación del Cerebro.

http://www.fundaciondelcerebro.es/index.php/enfermedades-neurologicas/123-parkinsonEste enlace se abrirá en una ventana nueva