Desde 2008 se celebra el 15 de octubre Día Mundial del Lavado de Manos por iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Este día tiene como objetivo extender las mejores prácticas de higiene de manos en todo el mundo ya que es una buena práctica para prevenir enfermedades en todo el mundo y por tanto salvar vidas.


"El principal mensaje que queremos hacer llegar es la importancia del lavado de manos, pero no cualquier enjuague rápido: es importante lavarse las manos correctamente con agua y jabón en momentos clave del día. Estos momentos clave son: antes de cocinar o preparar alimentos, antes de comer y después de ir al baño o de limpiar a un bebé".

Therese Dooley, del Programa sobre Saneamiento e Higiene de UNICEF:

El lavado de manos con jabón es una de las intervenciones de salud pública más eficaces y baratas del mundo. En este día celebramos el lavado de manos como una manera accesible de prevenir las enfermedades y de mejorar el acceso a la educación, proteger la salud de los pacientes y nuestras comunidades y reducir las inequidades. El acceso equitativo a las instalaciones de higiene que nos permiten lavarnos las manos con jabón nos ayuda a construir un futuro mejor mientras avanzamos hacia el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.


A finales del siglo XIX, las nuevas conductas de higiene y los servicios sanitarios redujeron de forma drástica las muertes por enfermedades infecciosas en los países ricos. Junto con el aislamiento y la disposición segura de excretas, así como el suministro de cantidades suficientes de agua limpia, el lavado de manos con jabón es una de las maneras más efectivas de prevenir enfermedades diarreicas; también es el medio más barato. Además, el lavado de manos con jabón puede limitar la transmisión de enfermedades respiratorias, que son las más mortales para los menores de cinco años.


Enraizar la práctica del lavado de manos con jabón antes de comer y después de usar el inodoro podría salvar más vidas que cualquier vacuna o intervención médica, reducir las muertes por diarrea casi a la mitad y evitar una cuarta parte de las muertes por infecciones respiratorias agudas en el mundo.


La población infantil y escolar es la principal destinataria del Día Mundial del Lavado de Manos. Las niñas y niños que actúan como agentes de cambio, llevan a sus hogares y comunidades las buenas prácticas de higiene que aprenden en la escuela. Su activa participación y las intervenciones culturalmente sensibles basadas en la comunidad buscan asegurar un cambio de comportamiento sostenido.


¿Por qué hay que lavarse las manos?


Los variados agentes infecciosos que pueden producir diarrea se transmiten habitualmente por la vía fecal-oral, es decir por la ingesta de agua o alimentos contaminados y también por la contaminación directa de las manos. El lavado de manos con jabón interrumpe el ciclo de esta contaminación.


Las infecciones respiratorias agudas, como la gripe o la neumonía, pueden evitarse con el lavado frecuente de manos. También los parásitos intestinales y algunas infecciones en la piel y los ojos.

¿Cuándo hay que lavarse las manos?

  • Antes y después de manipular alimentos y/o amamantar.
  • Antes de comer o beber y después de manipular basura o desperdicios.
  • Después de tocar alimentos crudos y antes de tocar alimentos cocidos.
  • Después de ir al baño, sonarse la nariz, toser o estornudar y después de cambiarle los pañales a un niño.
  • Después de haber tocado objetos "sucios", como dinero, llaves, pasamanos, etc.
  • Cuando se regresa a casa de la calle, el trabajo, la escuela.
  • Antes y después de atender a alguien que está enfermo o de curar heridas.
  • Después de haber estado en contacto con animales.

¿Cómo se lavan correctamente las manos?

Para que el lavado sea realmente efectivo, siempre se debe utilizar jabón. Si se usan adecuadamente, todos los jabones son igualmente efectivos para remover los gérmenes que causan enfermedades. Si no se cuenta con jabón, es posible reemplazarlo eventualmente con alcohol en gel.


Cinco datos claves:

  • Lavarse las manos solamente con agua no es suficiente.
  • El lavado de manos con jabón puede evitar enfermedades que matan a millones de niñas y niños cada año.
  • Los momentos críticos para el lavado de manos con jabón son después de usar el baño o de limpiar a un niño y antes de manipular alimentos.
  • El lavado de manos con jabón es la intervención de salud pública más costo - efectiva.
  • Los niños pueden ser agentes de cambio.

Para saber más


OMS – Cómo lavarse y secarse las manos

http://europeantissue.com/es/como-lavarse-y-secarse-las-manos-recomendaciones-de-la-organizacion-mundial-de-la-salud-oms-who?gclid=CjwKCAjwyIHPBRAIEiwAHPS-GGbyNGuTPjlVdgJw9CtRlhl9JGXlyqUBf9qDg9Nln-DjeefUHvfGWBoC8AMQAvD_BwEEste enlace se abrirá en una ventana nueva