La lipoatrofia facial asociada al VIH se caracteriza por una pérdida de grasa en la cara, especialmente en la zona malar, bucal y nasolabial.

 

Estas alteraciones son frecuentes en los pacientes con infección por el VIH que reciben terapia antirretroviral (TAR) y se asocia a baja autoestima, depresión y estigmatización que lleva a muchos pacientes a reducir su adherencia a los tratamiento

 

Se han ensayado numerosos tratamientos, entre ellos las técnicas quirúrgicas con materiales de relleno con una eficacia prometedora, si bien en la actualidad no existe una técnica consolidada y falta evidencia sobre aspectos relevantes de la seguridad, y la efectividad a medio y largo plazo.

 

Con la finalidad de establecer el grado de seguridad, eficacia, efectividad o eficiencia de dichas técnicas, y antes de decidir su inclusión efectiva en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, como establece la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, el Ministerio de Sanidad y Política Social, ha acordado la realización de un estudio de uso tutelado.

 

Con fecha 16 de marzo de 2010, se publicó el Real Decreto 207/2010, por el que se establecen las condiciones del uso tutelado de técnicas, tecnologías y procedimientos, y se modifica el RD 1207/2006 por el que se regula el Fondo de Cohesión Sanitaria , autorizando el uso tutelado para el tratamiento quirúrgico de la lipoatrofia facial asociada a VIH-SIDA (severidad grado II-III).

 

El estudio, se llevará a cabo con arreglo a un diseño de investigación, dirigido técnicamente por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III, por un período de tiempo de 3 años, en centros expresamente autorizados para ello por el Ministerio de Sanidad y Política Social, a propuesta de la correspondiente Comunidad Autónoma, y de acuerdo con el protocolo consensuado con los centros participantes.


El Complejo Asistencial de Salamanca es el centro designado en Castilla y León y actuará como referencia en Sacyl.


Las derivaciones se realizarán a través de los facultativos que habitualmente se encargan de la prescripción y seguimiento del tratamiento antirretroviral, y para ello, deberán cumplimentar la documentación requerida en protocolo.


Se adjuntan los ficheros con información sobre normativa, protocolo y procedimiento de derivación, seguimiento y registro de información y consentimiento informado.