Este hospital fue creado en el primer tercio del siglo XVI y, aunque no con el mismo nombre, ha continuado como hospital hasta hace pocos años. Su emplazamiento es muy céntrico, pues se encuentra frente a la Puerta de la Muralla y se asoma a la amplia y soleada llanura del Valle Amblés.

Su fundación se debe al canónigo D. Francisco de Guzmán, creándose la Congregación de La Misericordia el mismo año de su muerte, como resultado del rendido homenaje que le tributó un grupo de clérigos abulenses por su caritativa y desinteresada dedicación a los pobres y enfermos de nuestra ciudad.

En un principio, los congregantes se agruparon en seis cuadrillas que se distribuían por los diferentes barrios de la ciudad para atender a los pobres en sus propias casas y así proporcionarles una atención más directa,  sin separarlos de su ambiente familiar, sus cosas y su entorno. Como no disponían de un centro hospitalario, enviaban a los enfermos que precisaban asistencia hospitalaria a otras instituciones y costeaban su curación. Es a partir de 1590 cuando la Congregación dispone de un centro hospitalario ya que recibe,  como especial donación, un antiguo hospital (llamado de San Vicente) aunque no fue éste el lugar definitivo donde se ubicó la benéfica institución hospitalaria.

El número de enfermos atendidos en este hospital era muy variable, aunque como término medio podían ser 6 ó 7 por día. A ellos hay que sumar los atendidos por la Cofradía en las propias casas de los enfermos y los enviados a otros hospitales de la ciudad.

Hospital de la Misericordia Cuando en 1792 se llevó a cabo la unificación de los cinco hospitales abulenses, este hospital continuaría actuando con el nombre de Hospital General de Ávila y después pasaría a denominarse Hospital Provincial. Actualmente es una institución dedicada a prestar toda clase de atenciones a los ancianos necesitados: es la conocida Residencia de Ancianos "Santa Teresa de Jesús Jornet". Desde siglos viene, pues, teniendo este edificio una misión caritativa y asistencial.