Ante un diagnóstico de insuficiencia cardiaca debe tomar conciencia de una serie de medidas básicas para evitar que la enfermedad avance y se complique.

Consejos para mejorar la calidad de vida


Deje de fumar y evite los ambientes con humo de tabaco. El tabaco aumenta el riesgo de sufrir un infarto y su riesgo, al sufrir una insuficiencia cardiaca ya es mayor. El tabaco lo incrementa mucho más.


La alimentación a seguir debe ser saludable. Es recomendable una dieta equilibrada, rica en verduras, ensaladas, frutas, pescados y que contenga pocas grasas saturadas. Es posible que, en función de los resultados de sus análisis, le recomienden reducir algún tipo de alimento.


Evite añadir sal a las comidas. La sal aumenta la tensión arterial porque retiene más líquidos en el organismo. Como la insuficiencia cardiaca produce edemas en piernas y pies y puede producir también un edema en los pulmones, si toma sal en las comidas, el edema aumentará aún más y el corazón tendrá que realizar más trabajo para conseguir realizar su función. Si toma sal, el ri


esgo de complicaciones será mayor. Se acostumbrará muy pronto a tomar las comidas sosas, a las que si lo necesita, siempre podrá añadir algún producto que dé sabor y no perjudique su salud, como limón, pimienta molida u otras especias.


Si tiene sobrepeso u obesidad debe perder el  peso que le sobra. Eso ayudará a su corazón que no tendrá que realizar un sobreesfuerzo habitual.  


Si sus condiciones lo permiten debe realizar actividad física de manera cotidiana. Puede ser suficiente con caminar a diario con el tipo de marcha y la distancia que le indique su médico.

Recuerde vacunarse de la gripe todos los otoños.


si no