En caso de sentir los síntomas descritos, debe avisar inmediatamente al teléfono de Emergencias 112. Le formularán unas preguntas sencillas y usted o sus acompañantes podrán exponer cuáles son los síntomas que siente y si tiene antecedentes de cardiopatía isquémica. Si se sospecha que usted pueda tener un infarto agudo de miocardio, se le trasladará en una unidad móvil medicalizada, donde ya se iniciará el tratamiento del mismo de un modo precoz. Ya en el Hospital, se continuará el tratamiento en el Servicio de Urgencias o en una Unidad Coronaria o de Cuidados Intensivos.


Clásicamente, los síndromes coronarios agudos se clasifican en angor o angina (cuando hay un problema de aporte de oxígeno a las células cardiacas, pero que no llega a producir lesiones en las mismas) e infarto de miocardio (cuando sí se producen lesiones).


Más recientemente, se ha diferenciado entre SCACEST (síndrome coronario  agudo con elevación

de ST) y SCASEST (síndrome coronario agudo sin elevación de ST).


El infarto con elevación del ST (SCACEST) se considera la forma más grave de presentación del infarto. En este caso, como resultado de una obstrucción total de la arteria coronaria se interrumpe -de forma prolongada- el suministro de sangre al miocardio. Ésta es la causa de que se produzcan grandes daños en una zona amplia del corazón. La mayoría de las personas identifican el infarto con esta forma de presentación.


EL infarto sin elevación del segmento ST (SCASEST) es menos grave que el anterior (SCACEST). Esto se debe a que, en este caso, el suministro de sangre que recibe el corazón sufre un bloqueo parcial. Como resultado, la zona dañada del corazón es menor que en el caso anterior. Pero el SCASEST se considera también como una emergencia médica grave.


El angor o angina inestable es la forma menos grave de presentación de un infarto, aunque, como el SCASEST, sigue siendo considerado como una emergencia médica. En la angina inestable, el suministro de sangre desde las arterias coronarias al corazón está seriamente restringido, aunque la magnitud de los daños es mucho menos grave que en los casos de SCACEST y SCASEST.