PREVENCIÓN


La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad autoinmune. El sistema inmunitario cuya función principal es defendernos de las infecciones puede equivocarse y reconocer como ajeno un tejido propio y destruirlo. En el caso de la diabetes mellitus tipo 1 son atacadas y destruidas las células productoras de insulina, por lo que no se puede realizar correctamente el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas.            


El inicio de este ataque autoinmune se produce por una combinación de factores genéticos y ambientales. Entre los factores ambientales, los virus parecen los candidatos más probables. Hasta el momento no se han identificado causas específicas que puedan desencadenar esta enfermedad en personas que deben tener previamente una susceptibilidad genéticamente condicionada.


La diabetes tipo 2 es una enfermedad que se relaciona con diversos factores tanto hereditarios como relacionados con el estilo de vida (obesidad, inactividad física, estrés), y algunas enfermedades pueden actuar como desencadenantes. Por lo tanto, laalimentación sana, el control del sobrepeso, la ausencia del tabaco y el incremento de la actividad física regular constituyen la mejor forma de prevenir la diabetes y de evitar sus complicaciones.


También están indicadas las actuaciones de prevención secundaria (detección precoz de la enfermedad), a través de la medición del nivel de glucosa en la sangre, especialmente en personas con factores de riesgo; y las actividades de prevención terciaria, que permiten mejorar la calidad de vida del diabético, a través de su implicación en el autocuidado y control de su propia enfermedad una vez que esta ya se encuentra instaurada, incidiendo especialmente en actividades de educación sanitaria en aspectos como la dieta, cuidado de los pies, actividad física, administración de insulina, etc