Fecha de publicación:28/07/2017

Banner

El día 28 de julio, se celebra el Día Mundial de la Hepatitis con el objetivo de reclamar una mayor atención de la sociedad sobre esta enfermedad y sus complicaciones, difundiendo los conocimientos sobre ella.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido el 28 de julio como Día Mundial de la Hepatitis, coincidiendo con la fecha de nacimiento del premio No¿bel de Medicina Dr. Baruch Samuel Blumberg que, en el an¿o 1976, descubrio¿ el virus de la hepatitis B.


Este año, la OMS conmemora el Día Mundial bajo el lema “ELIMINAR LA HEPATITIS”. Las infecciones por hepatitis víricas se han extendido y afectan a 400 millones de personas en todo el mundo, más de 10 veces el número de personas infectadas con el VIH. A nivel mundial, alrededor de 1,4 millones de personas muere cada año a causa de ésta enfermedad. Se estima que sólo el 5 % de las personas con hepatitis crónica sabe que tiene la infección y menos del 1 % de los afectados tiene acceso al tratamiento. La hepatitis sigue siendo una enfermedad en gran medida olvidada o desconocida.


Sin embargo, las hepatitis son prevenibles y tratables: existen vacunas y tratamientos efectivos para la hepatitis B y más del 95% de las personas con hepatitis C pueden curarse con el tratamiento. La eliminación de la hepatitis como un problema de salud pública para el año 2030 se puede lograr, con un mayor acceso a la prevención y al tratamiento para las personas afectadas.


Los virus de la hepatitis A, B, C, D y E pueden causar infección e inflamación grave y crónica del hígado, que a su vez puede dar lugar a cirrosis y cáncer de hígado. Los virus producen la mayor parte de las hepatitis No obstante, el consumo de alcohol o drogas también puede producir una hepatitis. En otros casos, por enfermedades autoinmunes, el organismo ataca equivocadamente sus propios tejidos. Puede cursar de forma aguda y/o crónica y en los casos más graves y complicados puede desembocar en cirrosis y cáncer hepático.


La hepatitis A se contrae a través de los alimentos o del agua contaminada por el virus. La B a través del contacto sanguíneo y/o fluidos corporales, las relaciones sexuales sin protección, al compartir jeringuillas, acupuntura, tatuajes y/o piercings en condiciones higiénico sanitarias deficientes así como utensilios de higiene personal (cepillos de dientes, cuchillas de afeitar) y de madre a hijo durante el momento del nacimiento y la lactancia. La hepatitis C se contagia también mediante contacto con sangre de una persona infectada por el virus.


La hepatitis B es el tipo más frecuente de hepatitis diagnosticada, que en la mayor parte de los casos supone una infección aguda que se recupera totalmente, aunque en ocasiones pueda cronificarse. La hepatitis C es la que más se cronifica y evoluciona a cirrosis con mayor frecuencia.


Los síntomas de la enfermedad pueden ser inespecíficos en algunos casos o no presentar síntomas. En otros puede haber pérdida de peso, náuseas y vómitos, diarrea, orina oscura y heces de coloración pálida, dolor abdominal e ictericia (tonalidad amarilla de la piel y los ojos).

Estrategia Mundial contra las Hepatitis Víricas 2016-2021. OMS


La OMS ha desarrollado la primera Estrategia Mundial del Sector de la Salud contra las Hepatitis Víricas para 2016-2021, aprobada en la 69ª Asamblea Mundial de la Salud en mayo de 2016. Se trata de una oportunidad para redoblar los esfuerzos nacionales e internacionales de lucha contra esta enfermedad e instar a los asociados y a los Estados Miembros a que presten su apoyo a la aplicación


La nueva estrategia contiene las primeras metas mundiales con respecto a las hepatitis víricas, entre las que se encuentran la reducción de los nuevos casos de hepatitis B y C en un 30% y la reducción de la mortalidad en un 20% para 2020.


Las principales medidas consistirán en ampliar los programas de vacunación contra la hepatitis B; mejorar la seguridad de las inyecciones, transfusiones e intervenciones quirúrgicas; ampliar los servicios de “reducción de daños” para los consumidores de drogas por vía parenteral y el aumento del acceso al diagnóstico y tratamiento de las hepatitis B y C.


Se estima que el 95% de las personas con hepatitis no saben que están infectadas. Las pruebas para detectarlas son complejas y pueden ser caras; además, la capacidad de laboratorio es reducida en muchos países.


No obstante, las directrices sobre la realización de pruebas de detección de las hepatitis que publica la OMS asesoran a los países sobre la adopción de estrategias más simples que les permiten ampliar los servicios necesarios para realizar esas pruebas.


El desconocimiento y el escaso acceso a los servicios de tratamiento de las hepatitis a nivel mundial significan que la mayoría de las personas que necesitan tratamiento no lo reciben. Y lo cierto es que más del 90% de las personas con hepatitis C pueden curarse completamente en un plazo de 3 a 6 meses.


El tratamiento apropiado de las hepatitis B y C puede evitar la aparición de las graves complicaciones, potencialmente mortales, de las hepatopatías crónicas: la cirrosis y el cáncer de hígado.


En opinión de la OMS, la ampliación del tratamiento permitirá salvar 7 millones de vidas entre 2015 y 2030, con los consiguientes beneficios económicos para las comunidades.


El Día Mundial de la Hepatitis, el 28 de julio, es una oportunidad para dar impulso a todos los esfuerzos para implementar esta primera estrategia mundial de la OMS contra la hepatitis vírica y ayudar a los Estados Miembros a alcanzar la meta final que es eliminar la enfermedad.


Las actividades y la sensibilización relacionadas con el Día Mundial de la Hepatitis están diseñadas para:

  • Construir y aprovechar el compromiso político tras la aprobación oficial de la Estrategia del Sector Salud Mundial sobre la hepatitis vírica en la Asamblea Mundial de la Salud 2016.
  • Mostrar las respuestas nacionales emergentes a la hepatitis en países con grandes cargas de enfermedad.
  • Fomentar las acciones y el compromiso de las personas, los socios y el público.
  • Destacar la necesidad de una mayor respuesta global como se indica en el informe de la OMS sobre la hepatitis mundial de 2017.



Mensajes clave para el Día Mundial de la Hepatitis 2017

1. La hepatitis viral es un problema de salud global importante y necesita una respuesta urgente.

Aproximadamente 325 millones de personas vivían con hepatitis crónica a finales de 2015. En todo el mundo en ese año, se calcula que 257 millones de personas estaban infectadas con hepatitis B (VHB) y 71 millones de personas con hepatitis C (VHC).


2. Muy pocos de los infectados accedieron a realizarse pruebas y tratamientos, especialmente en países de ingresos bajos y medianos.

A finales de 2015, sólo el 9% de las personas infectadas por el VHB y el 20% de las personas infectadas por el VHC habían sido diagnosticadas. De los diagnosticados con infección por VHB, el 8% (o 1,7 millones de personas) estaban en tratamiento, mientras que el 7% de los diagnosticados con infección por VHC (o 1,1 millones de personas) habían comenzado el tratamiento en 2015.

Las metas globales para 2030 son: 90% de las personas con infecciones por VHB y VHC diagnosticadas y el 80% de los pacientes con tratamiento.


3. La hepatitis viral causó 1,34 millones de muertes en 2015 - comparable con las muertes por tuberculosis y las muertes por VIH. Las muertes por hepatitis están aumentando.

4. Continúan ocurriendo nuevas infecciones de hepatitis, principalmente hepatitis C.

El número de niños menores de cinco años que viven con infección crónica por el VHB se redujo al 1,3% en 2015 (del 4,7% antes de la introducción de las vacunas).

La vacuna contra la hepatitis B previene aproximadamente 4,5 millones de infecciones por año en niños.

Sin embargo, 1,75 millones de adultos fueron infectados con VHC en 2015, debido principalmente al uso de drogas inyectables y debido a inyecciones inseguras en entornos de atención médica en ciertos países.


5. Alcanzar la meta de eliminación de 2030 no es excesivamente ambicioso; los informes de 28 países con alta carga de enfermedad son motivo de optimismo.

En el Día Mundial de la Hepatitis 2017, la OMS está publicando 28 perfiles de países que muestran que, a pesar de las muchas dificultades, el esfuerzo mundial para eliminar la hepatitis está ganando terreno. Sin embargo, todavía quedan grandes obstáculos.






Situación en España y Castilla y León


En España, la hepatitis es una Enfermedad de Declaración Obligatoria (EDO), es decir, tiene que notificarse al Sistema de Enfermedades de Declaración Obligatoria, sistema básico de la Red de Vigilancia Epidemiológica. En Castilla y León se notifican independientemente tres tipos de Hepatitis: A, B y C.  


En 2016, en Castilla y León, se notificaron 19 casos de hepatitis A, con una tasa de 0,73 casos por 100.000 habitantes, similar a la de 2015. En 2016 hubo 9 casos (60%) en menores de 15 años y el resto de los casos se distribuyó entre los diferentes grupos de edad, incluidos 5 casos en mayores de 40 años.

A nivel nacional, datos provisionales, se notificaron 1.256 casos, con una tasa de 2,7 casos por 100.000 habitantes, claramente superior a la de 2015.

Gráfico 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto 




Los casos de Hepatitis B notificados en 2016 fueron 45, con una tasa de 1,76 casos por 100.000 habitantes. El 73% de los casos fueron hombres y el 60 % de ellos tenían entre 40 y 69 años. En los últimos años los casos han ido descendiendo paulatinamente.  


A nivel nacional, datos provisionales, se han notificado 635 casos que representan una tasa de 1,37 casos por 100.000 habitantes.


Gráfico 2Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto 


En 2016 se notificaron en Castilla y León 55 casos de hepatitis C, con una tasa de 2,15 casos por 100.000 habitantes, ligeramente menor que el año anterior. Algo más del 55% fueron hombres y más del 65% de los casos tenían entre 35 y 59 años.  En 2016 también se observa un descenso en los casos notificados respecto a los años anteriores.

Gráfico 3Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto 

Si bien en la actualidad se disponen de tratamientos efectivos, la detección precoz y la instauración de un buen control y seguimiento favorecen el éxito de la evolución.

En España casi millón y medio de personas son portadoras del virus B o C de la hepatitis, aunque sólo el 10% lo sabe.

Para poder poner en marcha medidas de prevención (fundamentalmente en el virus de la Hepatitis B) es importante saber cuáles son los mecanismos de transmisión del virus a partir de los enfermos o portadores. La vacunación universal de todos los recién nacidos y adolescentes es la medida más eficaz para luchar contra la infección por el virus de la hepatitis B. Además existe una vacunación selectiva para aquellos adultos que pertenezcan a algún grupo de riesgo o tengan prácticas de riesgo:

-       Personas que por su ocupación están expuestas frecuentemente a sangre, productos sanguíneos o fluidos corporales que pueden contener virus

-       Población de Instituciones Penitenciarias y personal que trabaja en contacto con ella.

-       Personas discapacitadas intelectuales que están acogidas en instituciones y personal que trabaja en contacto con ellas.

-       Convivientes y contactos sexuales de personas con infección aguda o crónica de virus de la Hepatitis B.

-       Hemofílicos y otros receptores habituales de transfusiones de sangre u otros hemoderivados.

-       Pacientes sometidos a prediálisis y hemodiálisis.

-       Pacientes en programas de trasplantes.

-       Personas infectadas por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, VIH.

-       Personas con hepatopatias crónicas.

-       Personas que practican punciones cutáneas frecuentes, no controladas (drogodependientes por vía parenteral, etc).

-       Población que cambia frecuentemente de pareja (homosexuales y heterosexuales).

-       Viajeros desde zonas de baja incidencia a regiones hiperendémicas y para quienes tienen un alto riesgo.

Para poder poner en marcha medidas de prevención (fundamentalmente en el virus de la Hepatitis B) es importante saber cuáles son los mecanismos de transmisión del virus a partir de los enfermos o portadores. La vacunación universal de todos los recién nacidos y adolescentes es la medida más eficaz para luchar contra la infección por el virus de la hepatitis B. Además existe una vacunación selectiva para aquellos adultos que pertenezcan a algún grupo de riesgo o tengan prácticas de riesgo:
-    Personas que por su ocupación están expuestas frecuentemente a sangre, productos sanguíneos o fluidos corporales que pueden contener virus
-    Población de Instituciones Penitenciarias y personal que trabaja en contacto con ella.
-    Personas discapacitadas intelectuales que están acogidas en instituciones y personal que trabaja en contacto con ellas.
-    Convivientes y contactos sexuales de personas con infección aguda o crónica de virus de la Hepatitis B.
-    Hemofílicos y otros receptores habituales de transfusiones de sangre u otros hemoderivados.
-    Pacientes sometidos a prediálisis y hemodiálisis.
-    Pacientes en programas de trasplantes.
-    Personas infectadas por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, VIH.
-    Personas con hepatopatias crónicas.
-    Personas que practican punciones cutáneas frecuentes, no controladas (drogodependientes por vía parenteral, etc).
-    Población que cambia frecuentemente de pareja (homosexuales y heterosexuales).
-    Viajeros desde zonas de baja incidencia a regiones hiperendémicas y para quienes tienen un alto riesgo.


Para saber más:
Portal de Salud de Castilla y León

Calendario común de vacunación infantil
http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/vacunaciones/vacunacion-infantil-1

http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/vacunaciones/vacunacion-infantil-1/calendario-vacunacion-infantil-castilla-leon-2017

http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/vacunaciones/vacunacion-infantil-1/vacunacion-hepatitis-b

Vacunación en adultos. Hepatitis B
http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/vacunaciones/vacunacion-adultos/recomendaciones-vacunacion-adultos/personas-deben-vacunarse-hepatitis-b

Vacunaciones en adultos: Hepatitis A
http://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/vacunaciones/vacunacion-adultos/recomendaciones-vacunacion-adultos/personas-deben-vacunarse-hepatitis

Organización Mundial de la Salud (OMS). Día Mundial de la Hepatitis
http://www.who.int/campaigns/hepatitis-day/2017/es/

MedlinePlus
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hepatitis.html

Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón Americano (en castellano)
https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-digestivas

Federación Nacional de Enfermos Trasplantados Hepáticos
http://www.fneth.org

Aula de Pacientes del Portal de Salud de Castilla y León.
•    Guía “Hepatitis C. Cuestiones de Interés”
http://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/guias-aula/hepatitis-c  

•    Guía informativa para pacientes candidatos a trasplante hepático y trasplantados hepáticos.
http://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/es/guias-aula/trasplante-hepatico